Clausura de trabajos de cátedra de bioética en ICSa


Dirección de Comunicación Social, 12/Octubre/2013

Boletín Electrónico Informativo 704


*Participaron cerca de mil personas, entre alumnos, académicos, investigadores y profesionales de la medicina

Pachuca de Soto, Hidalgo.- Con la presentación del libro Fin de la vida, del médico hidalguense César Gutiérrez Samperio, fueron clausuradas las actividades de la Cátedra Patrimonial en Bioética Dr. Guillermo Soberón Acevedo, en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Al clausurar las actividades, el director del Instituto de Ciencias de la Salud, José María Busto Villareal reconoció el esfuerzo del comité organizador de ésta, la cuarta sesión de la Cátedra Patrimonial, en la cual se cumplió nuevamente con las expectativas de los participantes.

Destacó que este año lograron construir el micro sitio de la Cátedra Patrimonial, en el apartado de ICSa, en la página institucional www.uaeh.edu.mx, en la cual aparecerán todas las actividades desarrolladas durante las sesiones. Además, el próximo año comenzará la compilación de trabajos sobre casos para la enseñanza de la Bioética para publicación bajo el sello editorial de la Autónoma de Hidalgo.

La coordinadora académica de la Cátedra Patrimonial, Graciela Nava Chapa, destacó la participación de cerca de mil personas, entre alumnado, académicos e investigadores, así como profesionales de la medicina del ámbito público y privado.

Como cada año desde 2010, la reunión permitió generar un espacio de reflexión y análisis para los profesionales de la salud ante los dilemas generados por el desarrollo científico tecnológico y social que contribuya a la investigación y la difusión de la Bioética.

Cumplió cabalmente con la difusión de la bioética y el método deliberativo como elemento de abordaje en dilemas bioéticos en el estado y en México a través de mesas redondas, conferencias y talleres dirigidos a la comunidad universitaria.

Al comentar la obra con que se clausuraron los trabajos, Rafael Olivera Figueroa, reconocido escritor hidalguense, señaló que Gutiérrez Samperio escribió un libro que permite entender el origen de la vida y las oportunidades del profesional de la medicina para ejercer con ética, “es el cambio audaz del bisturí que dibujó en múltiples ocasiones sobre piel por la pluma que dibuja sobre papel”.

La labor profesional de Gutiérrez Samperio, quien también es doctor en Ciencias de la Educación y Bioética por la Universidad de Alcalá de Henares, España, la ha desarrollado en varias instituciones médicas del país. Actualmente, ya retirado de los quirófanos, sigue siendo sumamente activo y reflexiona en cada ocasión sobre la vida, la profesión de cirujano y la conducta de los seres humanos.

Por su parte, el decano de la UAEH Nicólas Soto Oliver reconoció el talento del también profesor investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Querétaro, al definir el contenido del libro como un ejemplo revelador del profesionalismo y “un tratado de bioética” que no se debe dejar de leer.

En más de 21 capítulos y 217 fichas bibliográficas mencionadas a lo largo de la obra, se pueden leer aspectos relacionados con el profesionalismo y pasión del estudiante de medicina. Indaga en los orígenes de la vida y contempla una serie de elementos fundamentales para actuar con ética como una forma de sobrevivencia.

Asimismo, Noé Chapa Gutiérrez, defensor Universitario de la UAEH, rescató del contenido del libro la falta de compromiso de médicos que no tienen vocación de servicio y que ensucian con su actuar la labor fundamental de preservar la vida, por lo que conminó a los estudiantes a hacer conciencia del gran reto que implica ser médico.

Considerado por sus colegas como el cirujano mexicano más prolífico en cuanto a escribir y publicar se refiere, en el área de la medicina, Gutiérrez Samperio precisó que en su obra escribe con lenguaje coloquial, no científico, y eso es más difícil. Entre anécdotas e historias, dijo que la medicina va más allá de una simple profesión; involucra sentimientos y formas de actuar siempre con visión de ayuda hacia los demás.

Octavio Castillo y López, vocal de la cátedra, dijo que la Bioética es una mejor manera de vivir, recuperar la paz y reencontrarnos con nosotros mismos. "La naturaleza humana nos obsesiona, y siempre ha sido así", explicó. Exhortó al alumnado y futuros médicos a buscar y encontrar soluciones para lograr equilibrio y buen uso de la ciencia y la tecnología en el ámbito de la medicina.

La instauración de la Cátedra Patrimonial proyecta a la UAEH en el ámbito nacional e internacional, al colocarse como pionera y referente en el reconocimiento del talento académico de personalidades como Guillermo Soberón, máximo representante e impulsor de la Bioética en el país.

-Chantal Vargas- Fotografía: Miguel A. Valiente


Compartir en: