Cuerpo académico de la UAEH desarrolla nuevo medicamento tocolítico


Dirección de Comunicación Social, 01/Junio/2013

Boletín Electrónico Informativo 375


* En México, alrededor del siete por ciento de los embarazos desencadena en un parto prematuro en las semanas 36 o 37

Pachuca de Soto, Hgo.- Héctor Ponce Monter, profesor-investigador del Instituto de Ciencias de la Salud (ICSa) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), trabaja en colaboración con Mario Ortiz y Eduardo Fernández en la línea de investigación Farmacología de la Reproducción desarrollando el proyecto “Diseño de nuevos fármacos tocolíticos y su evaluación preclínica en útero humano”.

El investigador universitario afirmó que en México alrededor del siete por ciento de los embarazos desencadena en un parto prematuro en las semanas 36 o 37. “En este momento del embarazo, los órganos que no se han desarrollado completamente son los pulmones, y éste es el principal factor de muerte en los neonatos, ya que aún no producen una sustancia llamada surfactante, responsable de que los pulmones funcionen adecuadamente al momento del nacimiento”.

La investigación que lleva a cabo consiste en obtener un segmento de aproximadamente 2x2 cm del tejido miometro (músculo uterino) de una mujer que se ha sometido a un parto vía cesárea; la muestra se ingresa al laboratorio, igualando las condiciones del cuerpo humano, como el oxígeno y la temperatura. A las dos horas, las células de este tejido inician el envío de impulsos eléctricos, que dan pie a las contracciones; después se procede a añadir diferentes compuestos para evaluar las respuestas del músculo uterino.

El efecto de los fármacos tocolíticos dura alrededor de 48 horas, tiempo en el que la paciente puede ser trasladada a un centro especializado para su pronta atención; ello disminuye la probabilidad de fallecimiento tanto de la madre como del infante.

Ponce Monter explicó las etapas por las que un nuevo fármaco tiene que pasar para que salga al mercado: Fase preclínica: consiste en experimentar con animales con el fin de comprobar si la nueva molécula es tóxica para el organismo o no; si es aprobado, se lleva a la fase clínica, donde el medicamento se aplica en humanos midiendo las constantes físicas: sabor, olor, visión, frecuencia cardiaca, entre otros. Al terminar estas fases, se presenta el archivo con los resultados a las autoridades sanitarias para que sea autorizado.

Los fármacos lanzados al público deben de ser sometidos permanentemente a estudios de fármaco-vigilancia a fin de cuidar su comportamiento en la población; si se detectan reacciones secundarias adversas, el medicamento es retirado.

Ponce expuso que una de las principales causas de parto prematuro son las infecciones uterinas; los lipopolisacáridos (LPS) inducen a las células del organismo a liberar sustancias que producen las contracciones; posteriormente se encuentra el estrés y las presiones de la vida diaria.

-Mónica Cuéllar Bocardo/División de Investigación y Posgrado- Fotografía: Sandra Franco


Compartir en: