Invita UAEH a visitar exposición fotográfica sobre “Cantinflas”


Dirección de Comunicación Social, 24/Mayo/2013

Boletín Electrónico Informativo 351


*Se exhibirá hasta finales de junio en la barda perimetral de la entrada de acceso a Ciudad del Conocimiento, en la Fundación Hidalguense y en la planta baja del CEVIDE

Pachuca de Soto, Hgo.- La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) te invita a conocer la vida y obra del actor cómico mexicano Mario Moreno, “Cantinflas”, a través de la exposición fotográfica que se exhibe simultáneamente en la barda perimetral de la entrada de acceso a Ciudad del Conocimiento, en la Fundación Hidalguense y en la planta baja del CEVIDE.

Con más de 120 fotografías, la Fundación Mario E. Moreno, A. C. comparte momentos de quien fuera conocido como el “el Mimo de México”, una colección privada abierta al público en general para su disfrute que estará expuesta hasta finales de junio en la máxima casa de estudios de Hidalgo.

Se trata de una serie de imágenes en las que se revela el oficio del actor en escena, conquistando a atractivas mujeres con sus ocurrencias en sus películas. Tal es el caso de la primera actriz de televisión en México, Dolores Camarillo, en su interpretación como Paz en la película Ahí está el detalle (1940), o de Martha Valdés como Lita en la cinta Caballero a la medida (1953).

Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, “Cantinflas”, nació en Santa María la Redonda, México, Distrito Federal, el 12 de agosto de 1911 y murió el 20 de abril de 1993. Este año se cumplieron 20 años de su desaparición; sin embargo, su fama es inmortal: con el “Oiga usté, chato” y “Por un lado es mucho, pero por otro es poco” el actor dejó herencia y legado en el cine mexicano de la época de oro.

De orígenes humildes, el vagabundo que conquistó a la crítica con sus escasos bigotes, sombrero desgastado, paliacate a ras de cuello y camiseta blanca siempre ajustada se enroló en una compañía de cómicos ambulantes y recorrió todo México. En sus inicios en el circo, desarrolló todo tipo de trabajos, entre ellos interpretar pequeños papeles.

En la década de 1950, sus cintas muestran un cambio: del personaje de la picaresca urbana y popular sólo quedaría un humor basado en el uso reiterativo del “cantinflismo”, la habilidad para hablar mucho y no decir nada.

En la exposición se pueden admirar carteles de películas como Sube y baja (1958), Entrega inmediata (1963), El Padrecito (1964) y El señor doctor (1965), además de retratos inéditos del actor mexicano en actos formales con artistas de la época como Miroslava, con quien compartió época y escenarios.

Con gran éxito de audiencia, la Exposición se ha montado en la Galería Abierta de las Rejas de Chapultepec así como en el Instituto Politécnico Nacional, en Toluca, en San Antonio, Texas, y en la Universidad de San Antonio donde los asistentes han podido admirar la trayectoria de un actor que hizo sonreír a México y al mundo.

-Chantal Vargas-


Compartir en: