Cine-debate: El cine documental como herramienta de impacto


Dirección de Comunicación Social, 18/Mayo/2019

Boletín Electrónico Informativo 277


Pachuca de Soto, Hidalgo.- En el marco de actividades del Festival Internacional de la Imagen (FINI), que organizó la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), se presentó el debate “cine-documental e impacto social”, impartido por el director de documentales, Inti Cordera.

 

El ponente invitado comenzó la plática con una breve comparación entre las distintas artes (escénicas, plásticas, audiovisuales) y la perspectiva general de los asistentes sobre cada una de ellas y si pueden considerarse medios de impacto. Asimismo, relató un poco sobre los motivos  que lo llevaron a elegir el cine-documental, en lugar del convencional.

 

Aclaró que a pesar de disfrutar el cine como un medio de entretenimiento, realizar documentales le resulta algo más complejo, debido a su cercanía con la realidad, la cual permite tocar el lado más humano de las personas.

 

Posteriormente, se proyectaron dos imágenes: un cine totalmente moderno, completo y con instalaciones de primer nivel. Después se mostró un “cine improvisado”, con pocos recursos, al aire libre con mantas, un proyector y repleto de niños.

 

El moderador invitó a los asistentes a observar durante unos minutos, prestar atención a los detalles y expresar sus sensaciones al respecto. Se llegó a la conclusión de que a pesar de las diferencias socio-económicas perceptibles en ambas imágenes, el cine genera un impacto social, pues reúne a las diferentes culturas y personas totalmente opuestas con un fin común, y la proyección o película, acorde al entorno donde sea proyectada generara consecuencias dentro de dicha sociedad.

 

A continuación, y para darle a los asistentes un ejemplo de dicha situación, se proyectó el documental “Locura al aire”, producido por LA MAROMA producciones (empresa creada por Cordera) y cuyo enfoque es narrar algunas de las situaciones que se presentan en un hospital psiquiátrico de Montevideo, principalmente en algunos de sus internos y las actividades que realizan tanto en el interior de éste, como su contacto con el mundo “exterior”.

 

Los asistentes que participaron coincidieron en su mayoría que la salud mental es abordada de una manera mínima por la sociedad en general, que existe un prejuicio sobre las personas que tienen enfermedades o padecimientos mentales. Esta dinámica ayudó a los asistentes a debatir sobre cómo podría ayudar el cine a combatir problemas sociales y de salud de este tipo.

 

El invitado hizo hincapié por último en que ese es precisamente el cine de impacto, aquél que es capaz de provocar cuestionamientos en la audiencia, que cambia ideales, que abre perspectivas y que da lugar a este tipo de debates.

 


Compartir en: