Develan placa en honor de Enrique Ruelas en la FUL


Dirección de Comunicación Social, 25/Agosto/2013

Boletín Electrónico Informativo 557


*Hidalguense, hombre de teatro, educador y gestor cultural. La UAEH le rinde homenaje

*Busca la autónoma generar propuesta artística del género dramático más allá del ámbito estudiantil

Pachuca de Soto, Hgo.- A cien años del natalicio del maestro y artista Enrique Ruelas Espinosa, considerado pionero del Festival Internacional Cervantino, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) le rindió homenaje. Además develó una placa conmemorativa durante las actividades de la 26 Feria Universitaria del Libro (FUL).

“Enrique Ruelas, como la garza, emigró, pero nunca olvidó el nido”, expresó Enrique Ruelas Bajaras, hijo del notable pachuqueño al asistir acompañado de su primo Eduardo Ruelas Rueda y la esposa de éste último, María Elena Celayeta de Ruelas, al homenaje que se celebró en la sala Margarita Michelena, ubicada en el Polideportivo Universitario “Carlos Martínez Balmori”.

Ante cientos de asistentes agradeció al rector, al Consejo Universitario y a la Autónoma de Hidalgo por recordar y exaltar la memoria de un hidalguense con profunda vocación por el teatro. “Estamos profundamente agradecidos y honrados por permitirnos que la memoria de mi padre esté nuevamente en los corredores de la universidad”.

El también presidente de la Academia Nacional de Medicina recordó la vida y obra de su padre, sus fortunas y desventuras. Lo describió como un hombre innovador, creativo, un ejemplo de convicción que se materializa en éxito.

Posteriormente, a nombre del rector Humberto Veras Godoy, el coordinador de la División de Vinculación de la UAEH José Luis Antón de la Concha acompañó a Ruelas Barajas a develar la placa en reconocimiento al maestro y artista hidalguense. En ella se puede leer: “Al maestro Enrique Ruelas Espinosa, hidalguense, hombre de teatro, educador y gestor cultural que dejará huella significativa en la escena de la cultura nacional”.

Antón de la Concha dio a conocer que la placa será colocada en el Centro Cultural Universitario “La Garza”, lugar donde la cultura y el arte se proyectan desde la Autónoma de Hidalgo al estado y al mundo.

En su mensaje, el hijo del destacado hidalguense dijo: “Agradezco enormemente por permitir que Enrique Ruelas vuelva a estar con esta placa presente en el ICL, en donde  seguramente por sus patios corrió, por sus patios sembró amigos y desde ahí proyectó a Pachuca, a él mismo y ahora a su país”.

La coordinadora de la licenciatura en Arte Dramático de la UAEH, María de Lourdes Pérez Cesari, al leer su semblanza, destacó que los entremeses de Ruelas se presentaron por años, rompiendo la marca mundial de puestas en escena, con más de medio siglo.

Por su parte, Guillermo Cuevas Ramírez, director de la Compañía Titular de Teatro 2+4, y Jesús Islas Ambriz, director de la Compañía de Teatro universitarias, dieron a conocer los orígenes y perspectivas del género en la autónoma.

Destacaron que la UAEH busca generar una propuesta artística en el ámbito que supere los alcances del teatro estudiantil. De esta manera se atiende e incrementa el compromiso educativo y social.

Enrique Ruelas fue director teatral, guionista y poeta. Nació en 1913 en Pachuca y murió el 5 de octubre de 1987 en la Ciudad de México. Estudió Derecho en la Universidad de Guanajuato. Impartió cátedra en su Casa de Estudios y en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En 1953 su pasión por el teatro le permitió representar los Entremeses de Miguel de Cervantes en diversos sitios de la ciudad de Guanajuato, en los cuales participaban estudiantes y gente del pueblo. El espectáculo agradó a los asistentes y dio origen años más tarde, en 1972, al Festival Internacional Cervantino. Cuatro años después fundó el Teatro Preparatoriano y participó en la fundación de la carrera de Literatura Dramática en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

El talento del director teatral le valió el aplauso de la crítica con puestas en escena como:  Don Juan Tenorio, de Zorrilla (1943);Un día de octubre, de Kaiser (1949); Muertos sin sepultura, de Sartre (1950); El emperador Jones, de O’Neill (1950); Saber morir, de Wilberto Cantón (1950); Arsénico y encaje, de Kesserling (1952); La soga, de Halmiton (1953); Cristóbal Colón, de Fernando Benítez (1954); El caballero de Olmedo, de Lope de Vega (1962) y Estampas de Quijote (1972), entre otras.

Enrique Ruelas Espinosa desempeñó diferentes cargos en la administración pública y privada: fue representante del Departamento de Cooperación Intelectual de la Secretaría de Educación Pública (SEP); en las áreas de Teatro y Cine ante la United Nations Educacional, Scientific and Cultural Organization (UNESCO, 1947-1949); secretario del Centro Mexicano de Teatro (1949-1963); director de Teatro del Canal 4, de Telesistema Mexicano (1951); subdirector del Instituto de Cultura Cinematográfica de la Universidad Iberoamericana (UIA, 1957-1960); jefe del Departamento de Actividades Estéticas de la Escuela Nacional Preparatoria, y del Departamento de Literatura y Dramática de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (1976).

También incursionó en la industria cinematográfica como guionista y argumentista del largometraje Lazos de fuego (1948) y fue asesor dramático de la película Caperucita y sus tres amigos (1960).

-Chantal Vargas- Fotografías: Gabriel López y Valiente Márquez-


Compartir en: