Imparten en UAEH taller para tratamiento contra depresión


Dirección de Comunicación Social, 14/Noviembre/2018

Boletín Electrónico Informativo 676


Pachuca de Soto, Hidalgo.- Con la intención de capacitar a los profesionales de la psicología en el tratamiento contra la depresión, enfermedad multifactorial que presenta diversos efectos sociales y de salud, la directora del Instituto Mexicano de Terapias, María Blanca Moctezuma Yano, impartió el taller “Abordaje de la Depresión desde la perspectiva de la terapia breve”, en el Centro de Negocios de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

 

Durante esta actividad dirigida a psicólogos de esta casa de estudios y profesionales de otras instituciones de la entidad, la doctora explicó que la depresión es el resultado de interpretar y responder de modo hiriente a las experiencias de la vida, e involucra un conjunto complejo de proyecciones de uno mismo, de la vida, del universo y de todo lo que rodea. “Las personas deprimidas malinterpretan de manera involuntaria las cosas que ocurren en su vida”, refirió la especialista.

 

Citó que la depresión afecta al 4.4 por ciento de la población mundial, que equivale a 322 millones de personas y es la cuarta causa de incapacidad y sufrimiento, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). De acuerdo con esta misma instancia, para 2020, este padecimiento será la primera causa de baja laboral en los países desarrollados. En México la depresión ocupa el primer lugar de discapacidad laboral para las mujeres y el noveno en los hombres.

 

La psicoterapeuta mencionó que actualmente las edades en que la población tiende a deprimirse con más frecuencia, son entre los 25 y 44 años, cuando recientemente era más común la depresión en edades avanzadas, lo que quiere decir que este padecimiento aumenta entre los jóvenes y adolescentes, al grado que es común que se acompañe de desordenes de conducta como la anorexia, bulimia, promiscuidad sexual, drogadicción, violencia, entre otros.

 

Igualmente, destacó que la depresión afecta más a las mujeres que a los hombres, por razones hormonales que tienen que ver con el ciclo menstrual, el periodo posparto, la menopausia y la personalidad, pues ellas suelen ser más autocríticas y tener una menor autoestima.

 

Durante el taller, la especialista  expuso que la depresión es ocasionada por múltiples factores, como los neurofísicos, la bioquímica cerebral, factores genéticos familiares, trastornos endócrinos, enfermedades orgánicas, aspectos sociales, entre otros. Particularmente habló de estos últimos, que precisó inciden en la depresión como el contagio de emociones negativas, el estatus económico, pues a mayor pobreza se presenta más depresión; el estado civil también influye, pues los casados sufren menos depresión que los solteros, o bien la religión, toda vez que los creyentes en un ser supremo sufren menos depresión.

 

A ello, agregó que uno de los factores sociales más determinantes para la depresión, es la cultura individualista que se promueve mediante el consumo y los estilos de vida, además de las políticas públicas que impulsaron la idea de que “la familia pequeña vive mejor”. En ese sentido, comentó que las familias menos numerosas contribuyen al individualismo que conlleva a la depresión “porque las redes sociales físicas son importantes para el desarrollo de las personas”.

 

Moctezuma Yano se refirió a los efectos de la depresión en la salud física, como lo son padecimientos cardiovasculares, diabetes, cáncer, tiroides y Parkinson, a los que se añaden las afectaciones a los procesos cognoscitivos, la productividad, la conducta y relación con los demás, pues aumenta las conductas antisociales, violencia laboral y doméstica, relaciones conflictivas, la conducción de vehículos bajo efectos del alcohol, divorcios y el rechazo social.

 

Ante los múltiples efectos de la depresión, la psicoterapeuta indicó que el tratamiento puede ser farmacológico, es decir, con medicamento, o psicológico mediante terapias, además de que este padecimiento puede ser interpretado desde marcos de referencia distintos, empleados por los profesionales de la salud mental, ya que es un trastorno multidimensional que incide en la conducta, emociones, el pensamiento, las relaciones sociales, la genética y los aspectos biológicos.


Compartir en: