Por terminar modelo que defiende cleptocracia: Jenaro Villamil en FUL


Dirección de Comunicación Social, 06/Septiembre/2018

Boletín Electrónico Informativo 534


Pachuca de Soto, Hidalgo.- “El ciclo neoliberal se está acabando en todas partes. Vamos a empezar un nuevo modelo de estado benefactor, sin las trabas que ese modelo ortodoxo impuso en todos los países”, sostuvo el escritor, periodista y analista político Jenaro Villamil, al presentar su más reciente libro intitulado Cleptocracia. El nuevo modelo de la corrupción, en la 31 edición de la Feria Universitaria del Libro (FUL 2018), de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

 

El colaborador de la revista Proceso y director del blog de noticias Homozapping, explicó que México se encuentra ante el quiebre de un modelo económico, ante el fin del ciclo neoliberal, el único que han conocido los menores de 30 años y que le ha heredado al país cinco crisis consecutivas. “Ya no se sostiene la teología del neoliberalismo como en los ochentas, en los noventas o en el 2000”, abundó.

 

De acuerdo con Jenaro Villamil, el modelo neoliberal ha sido defendido por la cleptocracia, la cual transforma lo que son bienes públicos, en bienes privados, utilizando para ello invariablemente a la corrupción. En su libro aborda el tema de la tecnocracia, es decir, aquella élite muy especializada en economía y finanzas, que resultan ser males y bienes necesarios para una sociedad, pues el punto peligroso es que tengan el poder político y fabriquen un presidente que los conduzca y que esté apoyado por Estados Unidos. “Así justamente nació el salinismo”, dijo.

 

A lo largo de su libro, el politólogo por la UNAM documenta con precisión el ascenso de la tecnocracia al poder, desde el salinismo hasta el crimen de Colosio y ascenso de Zedillo, los tecnócratas Fox y Calderón, el poder de Luis Videgaray, los escándalos de corrupción de Peña Nieto, además de los “goberladrones”. De esa forma, el periodista puntualiza: “La actual cleptocracia es una clara degeneración de la tecnocracia dominante y su modelo económico neoliberal y profundamente autoritario”.

 

A decir del autor de La rebelión de las audiencias, su obra es pesimista, sin embargo, confía en que tras los resultados electorales del pasado primero de julio, está en puerta un ciclo de 10 a 12 años de desarrollo en el país; aunque también advirtió que “no va a ser fácil, porque tenemos a una clase política que se va a defender con uñas y dientes”.

 

Tras analizar con agudeza el panorama político, Jenaro Villamil señaló que el Presidente de la República electo, Andrés Manuel López Obrador, tuvo la virtud de ser el único político mexicano que no pertenece a las élites y que no es hijo de un político, además de que aquello que más valoraron los mexicanos es la capacidad de resistencia que se materializó en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). En ese sentido, el también autor de Ciberdisidencias, reconoció que Morena no es un partido político sólido y el escenario más probable durante los próximos seis años, es la refundación de partidos políticos.

 

Posteriormente, pronosticó que “habrá un ciclo prometedor en términos económicos, difícil en términos políticos y muy duro en términos de seguridad, ya que el país, contrario a lo que anuncia el presidente Enrique Peña Nieto en sus spots sobre su sexto informe de gobierno, el nuevo gobierno recibirá al país prácticamente en ruinas”.

 

Al ser cuestionado sobre qué tanto margen de maniobra tendría el nuevo gobierno, si se consideran los compromisos que existen con los grupos de poder en México, entre ellos los cárteles de la droga, dijo que el problema del narcotráfico en México tiene que ver con la lógica neoliberal del mercado de las drogas.

 

En ese contexto, refirió que hay un movimiento social muy  fuerte a nivel internacional a favor de la despenalización de la mariguana, al grado de que ocho estados del país gobernado por Donald Trump, ya cuentan con la legalización de la mariguana. “El mejor circuito para lavar dinero en México son las elecciones, de esa forma se amarran cargos políticos y hacer que ese dinero se legalice. La otra forma de lavar dinero es a través de los medios de comunicación”, mencionó.


Compartir en: