Presenta Adam Johnson obra ganadora del Pulitzer en FUL 2018


Dirección de Comunicación Social, 31/Agosto/2018

Boletín Electrónico Informativo 514


*Retrata el amor y sufrimiento que se vive en  Corea del Norte

 

Pachuca de Soto, Hidalgo. – El novelista estadunidense y creador de cuentos cortos, Adam Johnson, presentó su obra “El huérfano”, con la cual ganó el Premio Pulitzer de ficción 2013, ante alumnos, profesores y público en general que se dio cita en la Feria Universitaria del Libro (FUL) 2018, que organiza la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

 

Esta publicación trata temas entrelazados de propaganda, identidad y poder en Corea del Norte, misma que ha recibido críticas positivas alrededor del mundo por la manera en que el autor describe los personajes y sus contextos. En este libro se menciona a Kim Jong-il, líder norcoreano que se convirtió en dictador de su país y que ahora preside su hijo, Kim Jong-un.

 

Durante una charla, realizada en el Auditorio “Josefina García Quintanar”, Adam Johnson detalló el proceso para escribir “El huérfano” y cómo debió buscar a las personas adecuadas para ofrecer al lector datos certeros sobre la vida en Corea del Norte, regida por reglas y prohibiciones.

 

“Es muy fácil divertirse allá, pero no es correcto hacer un chiste del país o de un refugiado. No conocemos a muchas personas porque no pueden salir, pero para mí todos tienen un trauma”, mencionó el autor.

 

Johnson, que también imparte clase en la Universidad de Stanford, no quiso dar más información sobre su historia, pero indicó que de cada entrevista que realizó, pudo ver que el líder Kim Jong-il se consideraba el papá de su nación. “Era muy sabio, astuto y le gustaba jugar buenas bromas, pero también era un dictador; era extraño, usaba sus overoles y mandaba jets a comprar hamburguesas Big Mac”, comentó.

 

Destacó haberse tardado más de un año en encontrar a quien entrevistar, pero fue un proceso bueno porque tuvo la oportunidad de plantearse todo lo que quería conocer acerca de ellos. Durante un viaje a Japón entrevistó al chef de Kim Jong il, quien trabajó con él por 18 años. “Me dijo que le gustaba que le pusieran el sushi en la boca, que los niños le tocaran los labios mientras le daban de comer y se desnudaba mientras le daban el sushi. Era un tipo muy extraño”.

 

Narró que como parte de su investigación, visitó Suecia y entrevistó a los profesores que formaron a Kim Jong-un, donde todavía lo recuerdan jugando básquetbol en las canchas de su escuela. “Kim Jong il luchó contra los rusos y japoneses durante la segunda guerra, a lado de campesinos, pero con el paso del tiempo se convirtió en un dictador. Una vez que una persona tiene este poder, es posible que surjan líderes de este tipo”, argumentó.

 

Señaló que ahora se estila que los jóvenes salgan del país para ir a vivir en otro y dejar a sus familias; sin embargo, para los norcoreanos hacer esto es muy cruel, porque dejar su nación significa que jamás volverán a verlos, cortar de tajo toda comunicación sin saber las consecuencias de su escape para sus seres queridos.

 

“Me tomó siete años escribir el libro, así que muchas veces ‘pensé eres poderoso’, pero al otro día creía que no podría continuar”, externó respecto a la realización de su obra, la cual, dijo, cambió por completo su vida y su forma de ver las cosas.

 

“Hay muchos personajes, hay una trama muy larga, pues tenía, de cierta manera, que transmitir todo el ambiente político. Cuando escribes algo como esto, debes tener subidas, bajadas y un gran cierre. Es como si tuvieras 25 pelotas en el aire y todas deben entonar perfectamente”, manifestó.

 

Al responder la pregunta de si escribiría sobre México, como lo hizo con Corea del Norte, Adam Johnson puntualizó estar interesado en leer a sus autores, como su país vecino, pero decidió por el otro porque casi no hay información acerca de ellos, “no tienen la oportunidad de expresar lo que sucede en sus vidas, por eso me tomé la libertad de investigar y explorar más a profundidad”.

 

Al finalizar,  Johnson externó sentirse honrado en participar en la Autónoma de Hidalgo, donde ha sido distinguido como profesor honorario visitante. “Es algo único lo que se puede ver en esta Universidad, porque con simplemente ver el programa, tienen cientos de autores, cientos de conferencias, es impresionante que la UAEH logre este tipo de eventos. En Stanford es algo que se ha tratado de replicar”, declaró.


Compartir en: