Comodidad empobrece la lengua: Fernando Iwasaki


Dirección de Comunicación Social, 28/Agosto/2018

Boletín Electrónico Informativo 493


Pachuca de Soto, Hidalgo. – Al presentar su obra “Palabras primas” en la Feria Universitaria del Libro (FUL) 2018, el escritor peruano Fernando Iwasaki aseguró que la comodidad empobrece la lengua, al utilizar dispositivos móviles que autocorrigen las palabras, por el léxico pequeño con el que son programados.

 

“Nuestra lengua es muy rica, está a la altura del alemán o el inglés. Tomen un libro de Alfonso Reyes y conozcan su amplio vocabulario, además, hemos incorporado las palabras de nuestros pueblos tradicionales y nos hemos enriquecido”, indicó durante su participación en el auditorio “Josefina García Quintanar”, del Polifórum “Carlos Martínez Balmori”.

 

En compañía de Raúl Arenas García, coordinador de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, invitó al público nutrido por jóvenes a respetar todas las reglas de la lengua, pues al hablar se deben usar todas las posibilidades. “Hay palabras que se pierden, porque el diccionario de una tableta o celular es muy pobre; si nosotros nos volvemos dependientes de este tipo de artilugios, se inutilizarán. Es mejor esforzarse por escribir, poner tildes, comas, puntos y diéresis, así mejorará nuestra lengua”, manifestó.

 

Aceptó, asimismo, que en cada época influye en el lenguaje el desarrollo tecnológico. Por ejemplo, en el siglo XVIII, cuando hay un cambio en la ciencia, nacen las vacunas y el estudio de la anatomía comienza a progresar.

 

“Hoy en día todo es digital, nadie descansa. Todos desconectamos, nos ponemos las pilas, nos ponemos en modo no sé qué… vaya, el lenguaje cambia y se adapta. Eso no quiere decir que necesariamente se enriquezca, a veces esa adaptación supone un empobrecimiento”, externó.

 

Fernando Iwasaki se dijo preocupado por la programación de los aparatos tecnológicos utilizados en la actualidad, pues parece que tienen léxicos hechos por coreanos, con diccionarios editados en Bulgaria. “Ese tipo de conocimiento en el español no sirve para nada, de manera que todo aquel que tenga pereza para escribir, se deja llevar por el corrector de estos aparatos y, por lo tanto, eso reduce la expresión”, subrayó.

 

Agregó que tener que emplear siempre las mismas palabras, lleva a una rutina de la lengua y ese riesgo existe actualmente, pues hay aparatos que suplantan la voz y creatividad del ser humano para hacer nuevas propuestas lingüísticas.

 

Durante la charla, apuntó que la lengua española aún no tiene la importancia que debería tener. Con 570 millones de hispanohablantes, en los últimos años, la gente no se interesa por estudiarlo, aun cuando la Real Academia Española ha registrado más de 88 mil palabras.

 

“Como usuarios de un lengua tan rica, no empleamos todo o seguimos hablando lo mismo. Tenemos muchas palabras usadas de comodín. Podemos emplear lo mismo para hablar de una película o un asunto de diplomacia”, declaró.

En cuanto a las palabras peyorativas, señaló que siempre han existido en el español, pues se le da una connotación diferente, buena o mala, dependiendo de la intención que se le dé. “Eso es porque el lenguaje tiene una función fática. No es lo mismo decir te quiero, tratando de poner sentimiento, que decirlo simple y sin énfasis”, comentó.

 

Sobre la “fiesta de las letras” más importante de Hidalgo, dijo sentirse encantado con su condición de universitaria, porque hace que sea especial con la participación de los jóvenes, profesores, autoridades. “Me congratulo de tener un presentador que es miembro de la comunidad académica, que hayan estado presentes las autoridades, muchos profesores y alumnos, yo me siento honradísimo”, finalizó.


Compartir en: