Reivindica Silvia Cherem legado de Esperanza Iris, en FUL 2018


Dirección de Comunicación Social, 27/Agosto/2018

Boletín Electrónico Informativo 491


*Su teatro, la mayor herencia que dejó al pueblo de México

 

Pachuca de Soto, Hidalgo. – A través de un performance, la periodista y escritora Silvia Cherem presentó en la Feria Universitaria del Libro (FUL) 2018, su obra “Esperanza Iris, traición a cielo abierto”, que narra la historia de la última reina de la opereta, su ascenso a la fama y la manera en que su nombre quedó en el olvido del colectivo social.

 

En compañía de Rubén Ibarra, Rosa María Villarreal, Norma Domínguez de Dios y Corina Martínez, la autora reivindicó el legado que la originaria de Tabasco dejó al país, como es el Teatro de la Ciudad de México, ubicado en la calle de Donceles, y que en su aniversario 90, hace una década, recuperó su nombre: “Esperanza Iris”.

 

Mientras se ofrecían diversos relatos acerca de la aclamada actriz, la soprano Elena Díaz, el tenor Emiliano Santamaría y el pianista Emanuel Méndez, todos de la Universidad Autónoma de Hidalgo, ofrecieron al público una parte de la opereta “La viuda alegre”, la canción “Cuando vuelva a tu lado”, la pieza “Donde estás corazón”, del tema “Mi Rival” y “La habanera”.

 

En el Auditorio “Josefina García Quintanar” y ante alumnos, profesores, directivos e investigadores, Silvia Cherem informó que la idea de buscar información sobre este personaje de la cultura mexicana de principios del siglo pasado, nació durante un viaje a Filipinas, donde conoció a una persona que le habló acerca de una bomba que explotó en un avión dirigido a Oaxaca, abordado por siete personalidades importantes de 1952, con el fin de cobrar sus seguros.

 

Silvia Cherem explicó que en un principio creyó que el nombre de su obra era “Traición a cielo abierto”, pues comenzó a indagar sobre los culpables de dicho atentado; sin embargo, conforme investigó, encontró la apasionante vida de Esperanza Iris, que en realidad se llamaba María Esperanza Bofill Ferrer.

 

“Ella es un personaje que merecía tener su lugar en la historia, pero un esposo, 28 años menor que ella, cometió el crimen más célebre del siglo pasado, al ser culpable de la bomba colocada en el avión. Esperanza defendió a Paco Sierra hasta que murió, pero el gobierno la desdibujó por los problemas de su pareja”, refirió la escritora.

 

Detalló que para llegar a la historia de Esperanza Iris buscó en diversos archivos, además de que recibió diversos objetos, como cartas y fotografías de la cantante mexicana nacida en 1884 y que tuvo su esplendor durante varias décadas, principalmente a principios del siglo XX, cuando la única diversión era el teatro.

 

Esperanza Iris tuvo tres esposos: Miguel Gutiérrez, Juan Palmer y Paco Sierra. Con el primero tuvo tres hijos que posteriormente perdió. “Fue un personaje  de carne y hueso que sufrió mucho, pero aun así se esforzó por dejar algo al pueblo de México. Con su trabajo desempeñado en diversas giras, construyó el Teatro Esperanza Iris que fue inaugurado por el presidente Venustiano Carranza, el cual perdió por defender a Paco Sierra”, relató.

 

Aseguró que en Cuba la coronaron Reina de la Opereta, en España fue condecorada por el rey Alfonso XIII y el compositor austro-húngaro Franz Lehár reconoció a Esperanza Iris como la mejor intérprete de la obra “La viuda alegre” de su época.

 

El caso de Paco Sierra estuvo en la prensa durante 10 años, tiempo en el que la artista ella luchó infructuosamente por su inocencia, cosa que no pudo lograr, porque se demostró su culpabilidad. Después de eso, Esperanza falleció en 1962, sin nada.

 

Mientras, Rubén Ibarra, Rosa María Villarreal y Norma Domínguez de Dios compartieron con el público algunos relatos sobre la autora y su obra. Agradecieron a Silvia Cherem por recordar al pueblo mexicano el nombre de su paisana tabasqueña, además de que resaltaron la excelente narrativa que se puede encontrar en el texto y, por último, narraron algunas anécdotas con la autora y su tía Esperanza Iris. 

 

Antes de finalizar, la escritora que recibió hace 12 años el Premio Nacional de Periodismo en la categoría de Crónica, agradeció a la UAEH por invitarla a presentar su obra, misma que se realizaría hace un año, pero por cuestiones personales, debió posponerlo. Expresó su emoción por estar en la FUL 2018 y destacó la organización con la que se desarrolla “este evento realizado por una universidad pública de prestigio”.


Compartir en: