Enviará Voluntariado Universitario apoyos a damnificados de Puebla


Dirección de Comunicación Social, 20/Abril/2018

Boletín Electrónico Informativo 211


*Hasta la fecha, la UAEH han mandado más de 150 toneladas de ayuda

 

Pachuca de Soto, Hidalgo.- El Voluntariado de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) dio el banderazo de salida para la entrega de más de dos mil despensas y víveres, destinados a apoyar a comunidades de Atencingo en el municipio de Chietla, Puebla, donde hay más de seis mil damnificados por el sismo de septiembre pasado.

 

El Voluntariado Universitario, junto con la Fundación Hidalguense, los sindicatos de Personal Académico (Spauaeh) y el Único de Trabajadores y Empleados (SUTEUAH), el Consejo Estudiantil Universitario, el Patronato Universitario y la Rectoría, realizaron diversos eventos para recaudar ayuda, como el concierto con causa de la OSUAEH y el espectáculo de trovadores de talla nacional e internacional, con el fin de llevar este apoyo a las personas que resultaron afectadas por los dos sismos ocurridos el año pasado. 

 

La presidenta del Voluntariado Universitario, Gloria Tovar Orellán, agradeció a quienes fueron parte de este proceso al acudir a estos conciertos con causa, y reconoció a la instancia que encabeza y a los jóvenes del Consejo Estudiantil por acomodar y etiquetar las cajas de las despensas que habrán de ser entregadas en cumplimiento a la confianza de la comunidad universitaria. 

 

La esposa del rector Adolfo Pontigo Loyola precisó que la entrega de estas despensas se suma a las más de 150 toneladas de víveres que han sido enviados a diferentes municipios afectados de otras entidades federativas. "Nuestra institución persevera en el apoyo constante. Me llena de orgullo ver y saber que tenemos una institución responsable, con el corazón comprometido, que apoya de manera desmedida con fuerza y optimismo. Ojalá que todas estas despensas y estos víveres que estamos mandando de todo corazón, les sirvan a estas personas que más lo necesitan”, expresó Tovar Orellán.


Compartir en: