Exponen nota roja y periodismo contemporáneo en FUL


Dirección de Comunicación Social, 02/Septiembre/2016

Boletín Electrónico Informativo 519


Pachuca de Soto, Hidalgo.- La sangre y los asesinos se hicieron presentes en el auditorio Josefina García Quintanar, con el libro Asesinos seriales mexicanos, escrito por el periodista Ricardo Ham, como parte de los múltiples eventos de la Feria Universitaria del Libro (FUL) 2016.

 

Con la finalidad de ver a los homicidas como individuos diferentes dentro de una sociedad, el autor analiza y recopila las diferentes visiones literarias, criminalísticas y, sobre todo, periodísticas de estos: en su texto retoma sentimientos, pensamientos y acciones, para después compaginarlas con la cultura mexicana propia del momento en que sucedieron. “El crimen es un fenómeno histórico que se eleva drásticamente en la nación desde inicios del año 2000”, explicó Ham ante las inquietudes que genera el hecho de hablar acerca de muertes violentas.

 

Dada la constante alza de la violencia en México, el autor comenta cuán sorprendente resulta que la figura legal de asesino en serie no se encuentre tipificada tal cual; de esta manera compiló historias, datos y teorías que se alejan del amarillismo y sensacionalismo de los son presos algunos diarios, Asesinos seriales mexicanos es un propuesta literaria para un análisis objetivo alejado de las críticas que se posan sobre la nota roja.

 

“Estamos acostumbrados a ver la nota roja en la ya estigmatizada sección policiaca; los homicidios en serie son un fenómeno constante, no son hechos aislados”, comentó Ham y agregó que considera pertinente el acercamiento del público en general hacia la los rituales, modus operandi de los asesinos y la posible cosificación que sufren las víctimas, para una comprensión contemporánea de los agresores como parte tangible de la sociedad.

 

En contraste con el periodismo, el escritor argumenta que el medio de comunicación en general, por juzgado que sea, sólo busca informar; existen diarios que se basan en la muestra expresiva de accidentes y muertes para vender sus diarios, pero es en medios más objetivos, que dependen de la selección del lector, que encontraremos información clara y con otros fines que van más allá del lucro.

 

El Chalequero, Goyo Cárdenas, Las Poquianchis, La Mataviejitas, El Caníbal de la Guerrero o La Degolladora de Chimalhuacán son algunas de las historias e investigaciones que componen Asesinos seriales, personalidades que trascienden el mito y son un referente para la visualización del espectro del homicida mexicano.

 

Posteriormente en este mismo recinto, Ernesto Velázquez y  Julio Aguilar, director de Canal 22 y editor de cultura de El Universal respectivamente, presentaron el libro Los contemporáneos en El Universal con la colaboración del poeta Vicente Quirarte en la introducción de la obra y las investigaciones hemerográficas de los historiadores Horacio Acosta Rojas y Viveka González Duncan.

 

En su oportunidad el editor del espacio cultural de El Universal, periódico que este año cumple 100 años, destacó que el libro es un trabajo muy valioso que permite a los lectores acercarse al valor que tiene el archivo del diario al retomar el trabajo escrito de una generación tan importante para el ámbito de la literatura mexicana como son los Contemporáneos.

 

“Este libro sin duda da una idea de que no nada más fueron escritores que pasaron de manera tangencial por El Universal que fue realmente su casa, su trinchera, su taller. Lo que representa este libro es la ilustración de ver el trabajo de por lo menos cuatro de ellos: Jaime Torres Bodet, Salvador Novo, Xavier Villaurrutia y Jorge Cuesta”.

 

Por otra parte, Ernesto Velázquez compartió con las y los asistentes que el grupo de los Contemporáneos fueron jóvenes que marcaron indiscutiblemente su época y que propiciaron el surgimiento de otros literatos: “No entenderíamos la existencia de escritores como Octavio Paz sino hubieran existido primero estos escritores que se congregaron en la generación de los Contemporáneos”.

 

De igual forma Velázquez aseguró que esa camada de literatos e intelectuales aprendieron que al escribir podían cambiar la realidad y la mirada de un mundo nuevo que suponía para ellos un país que acababa de vivir la Revolución Mexicana y que tenía mucho por hacer desde el comienzo.

 

“Es lo mismo que sucede ahora, ustedes como jóvenes tienen la hermosísima oportunidad de hacerlo todo de nuevo y esto puede hacerse a través del periodismo, la literatura, la poesía, de analizar críticamente lo que les gusta. Por eso un libro como Los Contemporáneos en El Universal lo quisimos publicar dedicado a los jóvenes que como ustedes, si lo leen, van a poder descubrir cómo escribía un joven de su edad, en 1919, y qué maravillosa era la posibilidad de que un periódico le abriera las puertas”, añadió.


Compartir en: