Disminución de emisiones de C02, compromiso mundial


Dirección de Comunicación Social, 22/Julio/2016

Boletín Electrónico Informativo 418


Pachuca de Soto, Hidalgo. Disminuir las emisiones de bióxido de carbono CO2 para detener el calentamiento global es un compromiso mundial, marcado en los objetivos del Milenio, detalla el  profesor-investigador del Área Académica de Biología de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), Numa P. Pavón: “Si no se da una disminución a nivel global de dióxido de carbono este fenómeno seguirá creciendo, México no se encuentra en los primeros lugares internacionales de emisión, su esfuerzo en reducir las emisiones no representa un cambio significativo para que los niveles globales desciendan”.

 

Como iniciativa las grandes empresas e instituciones han realizado distintos programas de correcta disposición de los desechos y mayor aprovechamiento de los recursos, pero como ciudadanos debemos contribuir reduciendo la propia huella de carbono.

 

Numa Pavón explica que este concepto se refiere  a la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto, lo cual se  mide en equivalentes de CO2. 

 

Recomendó que dentro de los hogares y sitios de trabajo se debe de ahorrar energía al apagar los focos o lámparas que no se ocupen, así como desconectar los aparatos que no se utilicen ya que de esta manera se disminuirá la electricidad generada y, por ende, se utilizarán menos combustibles fósiles para generarla.

 

Vivimos en un mundo globalizado donde el sistema económico imperante es el capitalismo, que vende la posibilidad de un crecimiento ilimitado, pero esto es imposible porque los recursos naturales son limitados, apunta Pavón Hernández, al considerar  que mientras impere este sistema en el mundo, ve muy difícil que cambie la situación ambiental.

 

Para la máxima casa de estudios en Hidalgo, la gestión ambiental es un proceso continuo y de compromiso de los universitarios, tendiente a promover una cultura institucional basada en el cuidado al medio ambiente.

 

Al respecto, la institución cuenta con un Sistema de Gestión Ambiental, del cual se deriva  una política, donde se establece el compromiso de la comunidad universitaria para su preservación, mediante el cumplimiento de la normatividad vigente aplicable, así como con los requisitos e iniciativas que la institución emita, para mitigar el impacto ambiental y propiciar el desarrollo sostenible

 

Finalmente, el profesor-investigador del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI) consideró que falta trabajar mucho más para generar estrategias para que a corto plazo se recupere un medio ambiente propicio para la vida en general. Sin embargo, se tiene poco  tiempo y los recursos son muy escasos. Además, señala que los gobernantes deben prestar mayor atención a los estudios realizados por académicos quienes han señalado la urgencia de realizar acciones, al concluir  que  el cambio climático no es un juego y, su consecuencia más grave es la muerte.

-Redacción- Fotografía: Carlos Sánchez/Especial


Compartir en: