En ICBI, curso para manejar serpientes


Dirección de Comunicación Social, 03/Diciembre/2013

Boletín Electrónico Informativo 841


*En la región hay 16 especies venenosas, por ello es importante saber qué hacer en caso de mordedura

Pachuca de Soto, Hgo.- Con el propósito de prevenir accidentes con reptiles, se desarrolló el primer Curso taller de manejo de serpientes, en el Centro de Investigaciones Biológicas (CIB) ubicado en la Ciudad del Conocimiento de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), del 2 al 4 de diciembre, con duración de 21 horas.

De 80 especies de serpientes que hay en Hidalgo, 16 son venenosas, informó Nayelly Morales Capellán, próxima a titularse en la maestría en Biodiversidad y Conservación. Señaló la importancia de conocer los conceptos básicos del trato a los animales considerados de riesgo.

Para los biólogos, contar con este tipo de cursos para actualizarse en especies venenosas resulta importante por su labor en campo, además de enfocarse a personal de protección civil, bomberos, sector salud, entre otros. “Por ejemplo, a los bomberos muchas veces les llaman para rescatar a una serpiente y no cuentan con el conocimiento acerca de la parte biológica, por eso es el curso”, indicó la organizadora.

Dio a conocer que en la entidad existen dos familias de serpientes venenosas: coralillos (serpientes con colores vivos en rojo, amarillo y negro), y cascabeles (con crótalos en sus colas, que hacen sonar al momento de sentirse amenazadas). “Se supone que siempre deben existir en los centros de salud antídotos para la mordedura de una serpiente venenosa, pues comprarlo no es fácil en cualquier farmacia, además son caros”, enfatizó Morales Capellán.

Entre las actividades realizadas por los organizadores del curso están las de impartir pláticas entre los pobladores del campo para saber reconocer especies y qué hacer en caso de un accidente por mordedura. “Lo más importante es recurrir a un hospital en caso de accidente ofídico (lesión cutánea provocada por la mordedura de serpiente) para ponerse el antídoto, las cosas caseras no funcionan, está comprobado. Muchas veces las serpientes, cuando muerden, no inyectan el veneno”, resaltó la especialista.

El evento sirvió para difundir algunas publicaciones como la realizada por la profesora investigadora del CIB Irene Goyenechea Mayer, en conjunto con los biólogos Leonardo Fernández Badillo y Nayelly Morales Capellán, titulado “Serpientes venenosas del estado de Hidalgo”, dividido en regiones para ubicar a las especies del lugar.

-Luis Érick Ramírez- Fotografía: Madian Guevara


Compartir en: