Reconoce UAEH trayectoria de Ignacio Trejo Fuentes


Dirección de Comunicación Social, 18/Abril/2016

Boletín Electrónico Informativo 231


Pachuca de Soto, Hidalgo.- En reconocimiento a su trayectoria, así como a su trabajo en el periodismo y la literatura, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) entregó distinción al escritor hidalguense  Ignacio Trejo Fuentes en la Sala “J. Pilar Licona Olvera” del Centro Cultural Universitario “La Garza” en el marco del Día Mundial del Libro.

 

Ignacio Trejo expresó su emoción al recibir el reconocimiento por parte de la Universidad del estado que lo vio nacer, luego de que el presidente de la Feria Universitaria del Libro (FUL), Marco Antonio Alfaro Morales, entregó el galardón al también periodista en representación del rector y presidente del Consorcio de Universidades Mexicanas (CUMex), Humberto Veras Godoy.

 

“Nací en Pachuca, pero ya no lo vuelvo a hacer”, manifestó Ignacio Trejo al recordar la ciudad de la capital hidalguense que él conoció previo a irse a estudiar en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Trajo a la memoria algunas anécdotas de su niñez y compartió que nunca probó los pastes,  en su lugar prefería las famosas “chalupas” que era el platillo tradicional de La Bella Airosa.

 

Ante alumnos y profesores refirió que en sus libros  ha hecho viajes por ciudades, como la Ciudad de México, lugar que aparece en varias ocasiones en sus relatos. Sin embargo, el texto que dedicó a su ciudad natal fue El vaquero más auténtico que existe, libro que hace un recorrido por la capital hidalguense, que será retomado por el cine alemán próximamente.

 

Mencionó que jugaba para el Club de Fútbol Pachuca. Un lunes le avisaron que ya sería registrado ante la Federación, pero dos días después le llegó la carta de aceptación para realizar sus estudios universitarios, siendo el periodismo el camino que tomó, una decisión que marcó su vida y que lo llevó posteriormente a dedicarse a la escritura.

 

Consideró a la crónica literaria como el género que más le gusta abordar, pues consideró, “es la frontera exacta entre el periodismo y la literatura”. Comentó que en sus obras presenta crónicas con historias descabelladas que nadie puede creer. Indicó que ha hecho ejercicios de realizar crónica y luego volverla cuento, como la historia de una señora de 64 años que le ayudaba en las labores del hogar, quien le contó que era novia del bolero del barrio que tenía 74 años. “Me acuerdo de eso porque le puse a mi crónica Cuando tenga 64 años”.

 

“Yo no puedo escribir historias de hadas ni para niños, la violencia son mis historias, no me pregunten, pues no lo sé”, señaló. Aconsejó a quienes deseen dedicarse al periodismo o a la escritura hacerlo con pasión, siendo la lectura la mejor herramienta para desarrollarse.

 

Como un preámbulo a la entrega del reconocimiento, los poetas Dionicio Morales y Jorge Contreras, así como el escritor René Avilés hablaron sobre cómo conocieron a Ignacio Trejo y sus obras. En el caso de René Avilés, como su profesor, Dionicio Morales como su colega y Jorge Contreras como admirador de su trabajo.

 

Ignacio Trejo nació en Pachuca el 4 de junio de 1955. ES ensayista, cronista, crítico literario, antólogo y narrador. Estudió periodismo y comunicación colectiva en la FCPyS de la UNAM y la maestría en literatura hispanoamericana en la New Mexico State University.

 

Fue jefe de redacción de La Semana de Bellas Artes; miembro del consejo editorial de Cantera Verde; Colaborador de Cantera Verde, Diálogos, El Día, El Nacional, El Universal, Excélsior, La Jornada, Milenio Diario, Nexos, Novedades, Pie de Página, Plural, Punto, Revista de Bellas Artes, Revista de Revistas, Revista Universidad de México, Sábado, Segundo Piso, Siempre!, Textual, Tierra Adentro, Unomásuno, Vértigo, entre muchas otras.

 

Recibió el Premio Nacional de Periodismo Cultural Comitán de Domínguez 1988 por De acá de este lado, una aproximación a la novela chicana;  Premio de Ensayo Literario sobre la Obra de Sergio Galindo IVEC 1992 por Sergio Galindo: tres tristes tópicos (la soledad, la vejez, la muerte).


Compartir en: