Estefanía Berthier: orgullo universitario sin fronteras


Dirección de Comunicación Social, 26/Marzo/2016

Boletín Electrónico Informativo 185


"Cada misión es un aprendizaje, diferentes contextos”: Estefanía Berthier

 

Pachuca de Soto, Hidalgo. La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) forma en sus aulas profesionales de excelencia, hombres y mujeres que destacan en sus campos laborales y están comprometidos con su entorno para construir un mundo mejor. Tal es el caso de Estefanía Berthier Ruíz, egresada de la licenciatura en Médico Cirujano, Generación 2004-2010, quien desde 2014 trabaja en la organización humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF).

 

En entrevista, la destacada egresada relató que la Autónoma de Hidalgo le brindó los conocimientos necesarios para desarrollarse de manera profesional en el ámbito de su elección. Las prácticas quirúrgicas con cadáveres, con perros, algunas cátedras inolvidables con profesores a los que considera excepcionales, pero en especial su servicio social, en la comunidad de Tenexco, Atlapexco, son las vivencias que más recuerda de su época universitaria.

 

“Es una población indígena de la Huasteca hidalguense, donde estuve a cargo del Centro de Salud por un año… Tuve la fortuna de hacer amistad con la partera/curandera de la región; fue cuando aprendí a trabajar en una zona con recursos limitados, con laboratorios y estudios no tan accesibles para todos, supe lo que es trabajar solo con lo que se tiene y muchas veces a  improvisar”, expresa.

 

Estefanía cuenta que después de haber culminado sus estudios profesionales viajó un poco por el extranjero, a su regreso a México, en la búsqueda de un empleo, encontró una oferta en Playa del Carmen, Quintana Roo por medio de internet, envío solicitud y la aceptaron: fue el principio de su viaje.

 

Al establecerse al sur del país, cómoda con su vida profesional, atendía en un hospital privado el área de urgencias, donde contaba con todos los recursos médicos a su disposición, como laboratorios y estudios. “Lo disfrutaba mucho pero sentía que faltaba la sensación de ayudar, de estar donde realmente se necesita, entonces tuve el impulso de dar un giro a mi vida”.

 

Berthier Ruíz expresó que aun cuando habían pasado algunos años desde su primer acercamiento a la medicina, el deseo de hacer algo más por los demás, de apoyar desde su propia trinchera a la construcción de un mundo mejor, incrementó con los años desde su experiencia en la Cruz Roja y servicio social: “hubo un momento en que me encontraba trabajando en Quintana Roo y decidí buscar información para formar parte de MSF”.

 

Detalló que se dio cuenta que contaba con todos los requisitos que pedían para ingresar, sobre todo con el compromiso de brindar ayuda médica y humanitaria, independientemente del contexto en la que esta se lleve a cabo. “Me decidí a mandar mi currículo y carta de motivación, me llamaron para ir a una entrevista y, tres meses después, me propusieron mi primera misión: irme por medio año como médico de terreno a Sudán del Sur, que se encuentra en África Oriental”.

 

Durante dos años, Estefanía ha trabajado en la organización de ayuda internacional. Colabora en distintos países donde se presta ayuda humanitaria, como Siria, lo cual ha cambiado la perspectiva que tenía sobre todos los aspectos de su vida. “De manera profesional aprendí a diagnosticar y tratar enfermedades que solo veía en libros, también cómo iniciar y coordinar  clínicas de atención primaria y móviles”.

 

La doctora de 31 años compartió que para ella la acción humanitaria se traduce en ayudar a personas que en el momento son vulnerables, ya sea por pobreza extrema, epidemias, desastres naturales, por ser desplazados o heridos de guerra; quienes no cuentan con los medios o un sistema de salud capaz de responder ante lo que ocurre.

 

Entre los planes que tiene para el futuro está seguir con Médicos Sin Fronteras y  continuar  formándose de manera profesional, con una maestría en Medicina Tropical y Salud Internacional. 

 

 “Soy exitosa porque estudié una carrera que amo.  Trabajo en una organización que me permite ejercer la medicina y ayudar a escala global; una asociación civil de la cual siempre quise formar parte, con la que comparto ideales y principios, que me permite crecer personal y profesionalmente”, finalizó la universitaria Estefanía Berthier.

-Dafna Baltierra- Fotografía: Cortesía Estefanía Berthier


Compartir en: