Tras 55 años de autonomía UAEH se perfila internacionalmente


Dirección de Comunicación Social, 03/Marzo/2016

Boletín Electrónico Informativo 140


 

 

Pachuca de Soto, Hidalgo.- La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) festejó 55 años de la declaración de su autonomía y 147 de la creación de su primer antecesor, con una ceremonia donde recordó su historia y destacó el gran avance que ha tenido en el camino hacia la visibilidad internacional. 

Un ambiente de júbilo y celebración se vivió en el Salón de Actos “Ingeniero Baltasar Muñoz Lumbier”, del Centro Cultural Universitario “La Garza”, donde el rector y presidente del Consorcio de Universidades Mexicanas (CUMex), Humberto Veras Godoy, acompañado de alumnos, profesores, investigadores y directivos, celebraron los orígenes de la Universidad de Hidalgo.

Se presentó la Tuna Universitaria “Azul y Plata” para deleitar a los asistentes con tres piezas que  en los inicios de la autonomía universitaria se oían en las aulas. Con la gracia que los caracteriza corearon cánticos, los cuales fueron acompañados por los presentes con aplausos.

En seguida, la Compañía de Danza Contemporánea “Luz Corpórea” realizó un performance. Los movimientos y herramientas que utilizaron culminaron en la evocación de los 55 años de la UAEH. Acto seguido entró el Mariachi Cultural de la Universidad entonando las mañanitas y demás piezas de su repertorio.

Todos los presentes aplaudieron y vitorearan a la UAEH cuando un pastel conmemorativo apareció en el centro del templete. “¡Qué viva la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo; qué vivan sus estudiantes!”, exclamó el rector al subir para partir el pastel.

En el lugar donde se declaró la autonomía de esta casa de estudios,  Evaristo Luvián Torres, encargado del Área de Enlace en Rectoría, trajo a la memoria de la comunidad universitaria los antecedentes de la UAEH. “Somos herederos de una historia que empieza a escribirse en el último tercio del siglo XIX, cuando en la capital hidalguense surge el Instituto Científico Literario  y Escuela de  Artes y Oficios, el antecesor más remoto de nuestra universidad”.

Indicó que fue el 3 de marzo de 1869 cuando el entonces gobernador, Juan Crisóstomo Doria, dictaminó la validez oficial de esta casa de estudios. Mencionó que en sus inicios se impartía secundaria, bachillerato, así como artes y oficios.  La Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe, una construcción que data del siglo XVIII, y el Hospital San Juan de Dios fueron donados en 1869 para la enseñanza, pero fue hasta 1875 que se ocuparon.  

En 1890 nació el Instituto Científico y Literario (ICL) que se enriqueció con  biblioteca y aparatos científicos traídos del extranjero para fortalecer la formación de los alumnos.  “En 1897, el reloj ubicado en la parte frontal de este edificio, daba las primeras campanadas, 13 años antes de la llegada del Reloj Monumental a Pachuca”.

Luvián Torres mencionó que de 1921 a 1924 hubo una interrupción y el ICL pasó a ser la Universidad de Hidalgo. Para 1948, el gobierno estatal le otorgó la autonomía y se llamó Instituto Científico y Literario Autónomo (ICLA), donde se gestaron los primeros años de las carreras de Medicina y Derecho, a la que se le unió Enfermería y Obstetricia que ya se impartía desde 1937.

En 1960 nace Trabajo Social y un año más tarde la Escuela de Ingeniería Industrial. A las 11: 00 horas del 3 de marzo de 1961 ante alumnos, profesores, autoridades universitarias y gubernamentales, así como del secretario federal de Educación Pública, Jaime Torres Bodet, se expide  la Ley Orgánica y se erige la Universidad Autónoma de Hidalgo bajo la rectoría de Rubén Licona Ruíz.

Para finalizar, Evaristo Luvián Torres destacó el gran avance de la Autónoma de Hidalgo, pues ahora cuenta con una proyección nacional e internacional y goza de una infraestructura moderna para provecho de sus alumnos y científicos. La nueva Ley Orgánica, que entró en vigor el 1 de enero de 2016, seguirá apoyando al crecimiento y proyección de esta universidad. “Herederos de estos valores, construidos en el gran quehacer de nuestra alma máter, seguiremos el camino de lo que soñamos y construimos”, concluyó. 

-Eva Becerril- Fotografía: Miguel A. Valiente


Compartir en: