Cómo evitar el consumismo adictivo en temporada navideña


Dirección de Comunicación Social, 22/Diciembre/2013

Boletín Electrónico Informativo 875


*Especialista del Área Académica de Mercadotecnia de la UAEH orienta con estrategias para comprar y ahorrar

Pachuca de Soto, Hidalgo.- Hablamos de consumismo cuando los bienes y servicios son usados o aplicados a los fines a los que ya están destinados y se obtiene cierta utilidad de ello. Pero también hay consumismo compulsivo y adictivo; el compulsivo es cuando la gente ve una oferta muy buena, tiene el dinero y realiza la compra, muchas veces sin reflexionar si en verdad le será útil o lo necesita, simplemente “no puede desaprovechar esa oferta”.

“Esto suele darse mucho en lo que llamamos el “buen fin”, que incentiva el consumo según se dice, pero realmente incentiva la economía. Lo llamativo de esto son las ofertas que “nuca volverás a encontrar”, pero nadie toma en cuenta todos los meses de intereses que se tienen que pagar”.

Así explica Alejandra Vega Barrios –jefa del Área Académica de Mercadotecnia del Instituto de Ciencias Económico-Administrativas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, el fenómeno de las compras, tan popular en esta temporada navideña.

El mercado de consumo es una realidad que se vive diariamente en cada uno de los lugares que visitamos para satisfacer nuestras necesidades, pero el consumo adictivo se refiere a la existencia de un punto en el que a la persona no le importa el precio que tenga el producto, sino el tenerlo; y dentro de éste surge la legitimidad de marca: alguien tiene un hábito que se hace aprendizaje y por último lealtad, no sólo le importa el producto, sino también la marca.

La maestra en Comercio Electrónico comenta que en fechas navideñas hay mayor flujo de dinero, la gente tiene mayor poder adquisitivo y esto no precisamente quiere decir que sea consumista, lo que sí puede pasar es que tenga cierto consumo compulsivo; la clave es que como consumidores deben reflexionar siempre antes de realizar cualquier compra.

Explicó también: “el objetivo de un aguinaldo es pagar deudas o ahorrar un poco, pero algunos lo consideran un bono que dan por el trabajo de todo un año y lo toman para gastarlo completamente”.

De todo el año, Noche Buena es la fecha en que hay mayor número de ventas, ya que la gente busca demostrar mediante objetos materiales el afecto que siente hacia sus seres queridos.

En Hidalgo se está tratando de hacer que la gente consuma más productos elaborados en la región, que los prefiera a productos de grandes cadenas comerciales. Que se regalen cosas pequeñas y sencillas hechas por pequeños productores que al mismo tiempo generan empleos, ya que de acuerdo con la especialista “el consumismo incentiva la economía en el estado”.

-Alma Elidia González Téllez, Abigail Monroy Trejo y Lizbeth Hernández Islas-
Fotografía: Juan C. Cabrera


Compartir en: