¿Y tú, ya sabes con qué brindar en esta Navidad?


Dirección de Comunicación Social, 23/Diciembre/2015

Boletín Electrónico Informativo 778


Pachuca de Soto, Hidalgo.- El aumento en el consumo de vinos en el país se ha incrementado de forma notable tanto para comidas, reuniones sociales y fiestas familiares, por ello, el profesor de Enología de la licenciatura en Gastronomía de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Iván Alejandro Santoscoy Dueñas, dio algunas recomendaciones para adquirir vinos acordes a la cena navideña o de fin de año.

Explicó que entre los más populares en las reuniones está el Blanc de Zinfandel, vino blanco que considera funciona bien, ya que es dulce, ligero, se bebe frío y gusta mucho a las personas que no acostumbran  estas bebidas.

Refirió que en las cenas, las bebidas dependen en gran medida del estilo de comida que ofrezca cada familia. “Es difícil recomendar por las recetas, sin embargo, usualmente los vinos rosados y las aves como el pollo se llevan bien. Si deciden hacer el pavo tradicional, pueden funcionar algunos vinos blancos ligeros  o tintos como el Malbec, sobre todo porque en México gustamos de este tipo”.

En su opinión, destacó que siempre hay que buscar el producto nacional como Casa Madero o LA CETTO, ya que, consideró, cuentan con buenos vinos y de esta forma se incrementa el consumo nacional. “Hablando de vinos nacionales podríamos tomar un tipo Merlot porque es fácil de beber y se acopla a muchos platillos”.

Manifestó que para el postre, se puede usar vino espumoso como el Asti, ya que sabe a durazno, es bastante agradable y no es tan oneroso como el champagne.

Sobre el precio de estas bebidas, refirió que tienen un costo entre los 260 y los 300 pesos, considerando que una botella alcanza para siete u ocho personas. “Hay vinos muy buenos en relación de su precio que van desde los 60 pesos y no son, sin demeritar, como el Padre Kino que es un vino para cocinar; pero también, existen productos nacionales de 700 a 800 pesos”.

Por último, recordó que los vinos blancos y rosados se beben fríos, los tintos a temperatura ambiente y los de tipo espumoso, tan helados como la cerveza.

-Dafna Baltierra- Fotografías Carlos Sánchez


Compartir en: