Recibe Miguel Ángel Porrúa reconocimiento por su trayectoria en FUL 2015


Dirección de Comunicación Social, 25/Agosto/2015

Boletín Electrónico Informativo 492


Pachuca de Soto, Hidalgo.- “No es lo mismo saber leer y escribir que ser lector”, expresó Miguel Ángel Porrúa Venero al recibir el Reconocimiento a la Trayectoria Editorial que otorga la Feria Universitaria del Libro (FUL) 2015 de manos de Humberto Veras Godoy, rector  de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH); evento en el que además se realizó una firma de convenio de colaboración.

 

En el Auditorio “Josefina García Quintanar”, Porrúa Venero agradeció por un reconocimiento inmerecido, pero comentó sentirse muy bien por recibirlo. Durante su discurso de agradecimiento, apuntó que sería una exageración pensar que el libro impreso desapareciera, pues habría que tomar en cuenta que los hábitos de la gente no cambian a la velocidad que lo hace la tecnología. Comentó que debido a esto, las aplicaciones electrónicas buscan cada vez más generar en el lector una experiencia como en el libro impreso.

 

Además, señaló que el libro digital está limitado solamente a quienes tienen internet y lo pueden costear, por lo que el impreso es viable y seguirá vivo por un largo tiempo. Mencionó que el libro tiene una tradición de más de 400 años en la que el país ha participado  y apuntó: “México trae en la sangre las letras y no lo está explotando”.

 

El librero y editor, sostuvo que el cambio social ha generado que los sermones culturales sean contradictorios, pues ya no se puede seguir hablando de esa manera de la cultura, “lo que se requiere es abrir la mente y debatir con toda pasión, pues la cultura es un tema central para la consolidación de una sociedad democrática en el país”.

 

Explicó que antiguamente los libros se reproducían de una mejor manera, a pesar de la mezcla de culturas y la línea divisoria de los mares, “es decir, los libros que ya estaban encima de las circunstancias. Y yo pregunto, ¿Qué hemos hecho en México con esa tradición?”, cuestionó.

 

En tanto, el rector de la máxima casa de estudios del estado, agradeció a Miguel Ángel Porrúa por aceptar el reconocimiento por su trayectoria.  Indicó que otorgar esta presea significa mucho y que ofrecer durante 28 un festival como la FUL ha tenido sus frutos, pues ahora se ve con una mejor infraestructura destinada especialmente a éste, como lo es el Polideportivo “Carlos Martínez Balmori”, un ejemplo de colaboración entre empresa, Patronato y Universidad.

 

Posteriormente, se realizó una firma de convenio general de colaboración entre la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y el Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa S. A., que permitirá fortalecer esfuerzos para llevar a cabo actividades conjuntas de investigación, docencia, formación académica, desarrollo profesional, difusión de actividades culturales, deportivas o sociales; prestación de servicio social y prácticas profesionales de cada una de las partes. El convenio también da testimonio del compromiso de donación, coedición y presentación de libros en las diferentes librerías de la UAEH.

 

Miguel Ángel Porrúa fundó su propia librería en 1978, en lo que era el centro libresco de la ciudad de México, en la calle de Donceles. Después de tres años, la librería-editorial que creó, emigró al sur, y al poco tiempo se estableció en una bella casona situada en el número 4 de Amargura, en San Ángel, próximo a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en un rumbo tranquilo y sedante, donde apenas transcurrido un año, empezó a publicar libros de un alto valor cultural.

 

 

Desde entonces, el grupo librero-editor MAPorrúa se ha conducido de manera autónoma. Su acervo rebasa los 3 mil títulos publicados en diversos campos del conocimiento con especial interés en México y su área de influencia; sobresale el rescate de documentos históricos publicados en ediciones facsimilares de gran belleza que se orientan a la difusión de lo mexicano.

-Eva Becerril- Fotografía: Miguel A. Valiente


Compartir en: