Rosca de reyes: iconografía y tradición en riesgo


Dirección de Comunicación Social, 05/Enero/2015

Boletín Electrónico Informativo 007


*En algunas partes de nuestro país tiene una vocación comercial, ya no se consume por tradición, sino porque las compañías te hacen creer que es la época para hacerlo

Pachuca de Soto, Hidalgo.- La  Rosca de Reyes es una  aportación cultural y gastronómica que hacen los españoles, sin embargo nace en el Imperio Romano, explica Alejandro Daniel Espinosa Villegas, chef y catedrático de la licenciatura en Gastronomía del Instituto de Ciencias Económico Administrativas (ICEA).

Este elemento culinario nace como un tributo en las fiestas saturnales, celebración a Saturno, Dios de la Agricultura y de la Prosperidad, cuando se tenían buenas cosechas se festejaba, sin embargo al pasar de generación en generación y transmitirse de país en país viene una corrupción del platillo como tal, señala el académico de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Los franceses siguen llevando a cabo la rosca de reyes de manera tradicional, con influencia cien por ciento romana. Ellos la denominan pastel de reyes, nosotros le llamamos roscón de reyes por la forma, comparte el chef Espinosa Villegas.

“Este postre tiene en la mesa mexicana una incorporación bastante interesante: el chocolate, que nace en la época virreinal y posee un antecedente prehispánico, sin embargo tiene su auge en la etapa conventual y se fusiona con este platillo”.

El catedrático de Cocina Fusión, Cocina Mexicana y Banquetes precisa que el entorno y toda la parte iconográfica de la rosca a veces son desconocidos, como su  vocación o connotación religiosa. “El roscón o la forma redondeada significa el camino o lo que hicieron los reyes junto a José y María de esconder al niño en esta búsqueda de Herodes. Existe otra teoría en la que se  indica que es una celebración judía en la que se ocultaba a todos los infantes”. Evidentemente el niño que viene oculto corresponde a esta simbología.

Otros añadidos que se tenían eran el haba y la argolla, la primera significaba en la época romana que a quien le saliera el anfitrión le iba a rendir tributo durante todo el año,  sin embargo en México se corrompe está tradición y se genera el compadrazgo.

La comunión de la rosca de reyes tiene la connotación de vamos a unirnos, anteriormente  llegaban amigos y amigas, si querías conquistar alguien o querías encontrar pareja, lo podías hacer a través de este festejo, el 6 de enero era el día, manifiesta el chef. “En el sombrero de los señores juntaban papelitos con el nombre de cada uno de los caballeros y por otra parte se juntaba una canasta con el nombre de todas las damas o señoritas se empezaban a sacar papeles y así  podía crearse una amistad, un noviazgo, incluso hasta matrimonio”.

También comparte que hace 50 o 60 años, la primera rebanada se ofrecía o se dejaba en la entrada de la puerta para que cualquier indigente o carente de recurso pudiera comer esta rosca y que no padeciera hambre durante estas fechas.

“La rosca sigue siendo un símbolo en la parte central de nuestro país, pero en otras partes ya no tiene la vocación religiosa, sino más una comercial, ya no es por tradición, sino porque las compañías te hacen creer que es la época para consumirla”, expresa el chef.

Espinosa Villegas también considera que desafortunadamente se está perdiendo la tradición de reunirse para llevar a cabo esta celebración, y puntualiza que el mexicano ha transformado o adaptado a nuestra cultura y folclor”, por lo que exhorta a la sociedad a que se busque e investiguen como eran hace algunos años y se den a la tarea de consérvalas: “tratemos de recobrar la tradición para que no se pierda, porque generación tras generación se van a ir diluyendo estas costumbres tan mexicanas”.

 

 

-Susana Hernández-


Compartir en: