Platillos navideños con sello mexicano


Dirección de Comunicación Social, 23/Diciembre/2014

Boletín Electrónico Informativo 829


*El guajolote, una de las dádivas que México da al mundo

 

*Las tortas de camarón con romeritos tienen sus orígenes en la época prehispánica

Pachuca de Soto, Hidalgo.- Las celebraciones decembrinas son una época  propicia para  degustar infinidad de platillos que solamente son preparados en esta temporada: pierna, pavo, romeritos, mole, entre otros, son los protagonistas culinarios de estas fiestas.

Los platillos no han cambiado, incluso desde tiempos prehispánicos, explica el chef Alejandro Daniel Espinosa Villegas, académico del Instituto de Ciencias Económico Administrativas  (ICEA) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), puntualizando que sí bien la Navidad no es una tradición de nuestro país, los platos que conocemos hoy día, a pesar de pensar que son extranjeros, tienen una mexicanidad muy fuerte.

Tenemos un plato típico que es el bacalao a la vizcaína, “que podríamos pensar que por el nombre no es nada mexicano, sin embargo, lo único que tiene de vizcaíno es el nombre”, expresa Espinosa Villegas, quien explica que  los ingredientes típicos que se ocupan  en esta preparación son adaptados, “a excepción del bacalao  que es noruego y las olivas que  son una incorporación del mediterráneo, la adaptación que tiene el platillo es cien por ciento mexicana”, precisa.

Por otro lado, tenemos el pavo, otro de los protagonistas en la cena navideña, al respecto el chef señala que  el guajolote es una de las dádivas que México da al mundo. Esta ave que significa gran monstruo y que a veces creeríamos que no es una tradición mexicana por el entorno que existe respecto a la celebración del Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, donde también es el personaje central, pero sin duda lo es.

Existen una infinidad de preparaciones hoy en día para el  pavo, a las finas hierbas, con mantequilla, en carnitas, etcétera. “Resulta bastante interesante el poder prepararlo, no a la usanza tradicional que es envinado con relleno, pues el platillo como tal es uno de los productos cien por ciento nacionales”, destaca el académico de la licenciatura en Gastronomía.

También tenemos los romeritos, para los que se preparan unas tortitas de huevo, mezcladas con el camarón en polvo y los romeritos: “se pueden servir de diferentes maneras, incluso con la tendencia de la cocina científica se puede hacer una deconstrucción del plato”, refiere el chef.

Al ahondar en torno a éste platillo comparte que tiene sus orígenes en la época prehispánica, “lejos de pensar que el camarón  es la incorporación de otro país es cien por ciento mexicana, aún así es nueva,  el platillo antiguamente se preparaba con ahuautle, la hueva de la mosca que se denomina axayácatl, mismo nombre que recibió uno de los tlatoanis más importantes de nuestro México prehispánico. Estos huevos se ocupaban en la mezcla de estas tortitas que se hacías junto con los romeritos, una de las hierbas más importantes, pues conocían la importancia y valor nutrimental que tenía”.

Otra incorporación bastante mexicana típica de la época es el caldo de camarón y una más que no podemos dejar de lado es el ponche, de raíces inglesas. “En México hicimos toda una revolución culinaria en este brebaje, tenemos tantas frutas que se enriquece el sabor de este producto”.

Como estos platos hay muchísimos, no sólo en la época navideña sino en la gastronomía mexicana, que al incorporarse a la identidad cultural o folclórica terminan con el sello característico del mexicano. 

 


Compartir en: