Renato Leduc, recordado en Feria del Libro


Dirección de Comunicación Social, 04/Septiembre/2014

Boletín Electrónico Informativo 560


*Fred Álvarez y Pepe Alcaraz coordinan hermoso texto que aborda múltiples facetas del poeta periodista

Pachuca de Soto, Hidalgo.- Una de las actividades relevantes de la Feria Universitaria del Libro (FUL) es la manera de recordar a escritores que ya no están entre nosotros pero que dejaron un legado literario que no debe dejar de ser reconocido. Tal es el caso de Renato Leduc, periodista y poeta que vivió en la ciudad de México el siglo pasado.

Dicen José Falconi y Fred Álvarez en la contraportada del libro Soy un hombre de pluma y me llamo Renato, que coordinaron Fred Álvarez y Pepe Alcaraz bajo el sello MZ Milenio,que Renato Leduc escribía y hablaba con malas palabras porque era un hombre culto y conocía el idioma.  Junto con Quevedo, Lope y Rabelais, entre otros muchos, Renato es de los escritores que saben tanto de su lengua que tienen la capacidad de ser precisos cuando la utilizan. En estos tiempos, en que no todo el que se atreve a usar la pluma sabe bien a bien en primer lugar usar su idioma, da gusto encontrar un texto donde tan certeramente se recuerda al gran intelectual, último gran bohemio de México.

Las andanzas, certezas, publicaciones y aseveraciones del Gran jefe pluma blanca, como fue conocido el escritor y periodista que desgraciadamente murió en 1986, son incluidas en este texto nostálgico en que colaboran Humberto Mussachio, Jorge Meléndez Preciado, con un sabrosísimo relato en “Renato Leduc: el único mito genial mexicano”, que empieza:“Supe de Renato cuando ingresé al Partido Comunista Mexicano (PCM) en 1966, en la Preparatoria 7 de La Viga. Había pasado la campaña de 1964, Díaz Ordaz, el impuesto por el PRI, aunque el Frente Electoral del Pueblo… contendió llevando a la cabeza a Ramón Danzós Palomino, y como aspirantes a la senaduría del DF a David Alfaro Siqueiros y al periodista nacido en Tlalpan y afincado en la Villa de Guadalupe”.

Escriben también José Falconi, Angélica Galicia, Oralba Castillo, Raúl Casamadrid  y Roberto López Moreno, éste con su aportación llamada “La dicha inicua”, en la que describe las tertulias de la “Morada de Paz”, de la calle Donceles, “adonde llegaban periodistas, músicos, pintores, teatreros, actores, bailarines, toreros, políticos, abogados que creían que eran poetas…” y en donde también Renato “nos daba a conocer entre mentadas lo que sabía, que era mucho”.

Incluye el texto poemas, fabulillas y notas periodísticas de Leduc, y una charla de Oralba Castillo con Pancho Liguori y el recordado poeta en la que se echa de ver la sabrosura con que el gran Renato charlaba y su profundo conocimiento de literatura y de las cosas de la vida.

-María Aguilar- Fotografías: Carlos Sánchez


Compartir en: