Intercambio académico: experiencia de vida


Dirección de Comunicación Social, 07/Junio/2014

Boletín Electrónico Informativo 362


Pachuca de Soto, Hidalgo.- “El intercambio académico fue una experiencia por demás agradable y que espero poder repetir en algún momento de mi vida”, expresó Gretha Calderón Sánchez, alumna de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) a su regreso a México luego de cursar un semestre en Univerzita Hradec Králové, República Checa.

La alumna externó su agradecimiento al rector Humberto Veras Godoy y a la Dirección de Relaciones Internacionales por el apoyo para ser candidata y tener la oportunidad de realizar movilidad estudiantil. “Me permitió traspasar fronteras y llegar a Europa con el sueño de estudiar en una institución educativa diferente”.

A su llegada a República Checa, Gretha, alumna de la licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades, se matriculó en el programa educativo de estudios latinoamericanos, en donde adquirió conocimientos sobre el sistema comunista y los procesos sociales.

Lo valioso de una experiencia de movilidad radica en la adaptación a los contenidos de las materias a cursar y cuánto podemos llegar a aprender desde el punto de vista de académicos con perfiles envidiables, resaltó. “Son nuevas compañeras, distinto método de enseñanza y aprendizaje, y qué decir si además te encuentras con un idioma diferente al español”.

En su testimonio, da cuenta de las diferencias del sistema educativo de México con el de República Checa, donde la enseñanza va por cuenta propia y la evaluación es muy rígida. “Las materias se imparten una vez a la semana con duración de dos horas, el alumno tiene que investigar los temas durante la semana, el maestro en clase solo llega y te pregunta lo que entendiste”.

A pesar de la exigencia escolar, la alumna de la UAEH tuvo la posibilidad de aprovechar su tiempo libre para conocer la cultura y los lugares más populares de Europa como la ciudad de Praga, a la que llegó a considerar su segunda casa. En su estancia también visitó Francia, España, Inglaterra, Polonia y Hungría. “Las personas son muy individualistas no se abren al diálogo fácilmente, pero después cuando te conocen son muy agradables”, comentó.

A decir de la universitaria, el español es la tercera lengua más hablada en República Checa, gracias a esta ventaja le fue posible disfrutar al máximo su experiencia. Y agregó: “Algo que deja el intercambio es querer más y más; tengo la oferta de regresar a una maestría en Estudios de Europea Central, y ya lo estoy pensando”.

-Chantal Vargas-


Compartir en: