Table of Contents Table of Contents
Previous Page  46-47 / 76 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 46-47 / 76 Next Page
Page Background

44

45

Por José Antonio Castro Muñiz*

Estéticas de la Complejidad en

el Arte Múltiple del Siglo XXI

Fragmentación y Ultrafotografía en el Libro-Arte Digital

TÉCNICAS ALTERNAT IVAS

a idea que acompaña a la palabra Arte se ha ido expandiendo, desvirtuando, mutando y adaptando

a los usos y maneras de nuestro devenir como seres humanos. Sin duda hemos entrado en la era tal

vez más compleja de cuantas hemos vivido. Es tal vez por eso que el desgaste del término es acorde

con su mayor diseminación, que poco a poco se va estratificando en capas como una cebolla que hay que

pelar y pelar hasta llegar al centro, al núcleo de la idea –por cierto, no sin unas lágrimas–. Pero una vez allí,

no habremos llegado tampoco a ningún sitio en concreto ya que en su naturaleza mutante, el Arte se habrá

transformado para entonces en una miríada de opciones de nuevo.

En nuestra opinión, esta hiperforma variable y su capacidad de extensión y deformación que dotan de

una transfiguración camaleónica a la estructura del Arte actual, le permite adoptar múltiples conceptos y

apariencias externas.

Cuando intentamos explorar desde la piel hacia adentro, el grado de profundidad depende de las carac-

terísticas de nuestro

zoom

y de la focalización de nuestro punto de vista, ya que ello determinará el campo

que deseamos abarcar. Sin duda sería poco preciso intentar abarcarlo todo.

Pero también tenemos que tener en cuenta que nosotros mismos estamos inmersos en dicho escenario,

con las intersubjetividades que ello conlleva. Por lo tanto, esa red que pretendemos conocer se sitúa tam-

bién en los términos de interacción que hace emerger no una teoría o un modelo de red, sino una cartogra-

fía, viva de nuestros recorridos con instrucciones precisas del camino desarrollado.

Los mapas conceptuales de la modernidad se han quedado obsoletos ya que en el estado actual no re-

sultan útiles y poco a poco estamos siendo impulsados hacia un tránsito, un cambio de paradigmas que

implican una transformación global del modo de construir el conocimiento.

Por lo tanto también de las formas de validarlo, de producirlo y de participar con nuestras vivencias en él.

El Libro-Arte Digital no es ajeno a estos cataclismos y avatares. Cambios paradigmáticos que hacen de él un

instrumento de conocimiento de posibilidades inmensas que nos lleven a nuevos entornos.

Necesitamos nuevos modos de cartografiar. Encontrar otros instrumentos que nos permitan trazar los

caminos sobre estos territorios difusos y fluidos en los que se mueve el Arte complejo del siglo XXI. Un

enfoque dinámico reticular que nos haga entender la imposibilidad de abarcar con una sola mirada todo el

panorama que se nos presenta.

L