Previous Page  60-61 / 63 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 60-61 / 63 Next Page
Page Background

58

59

sobrevivir. Es triste. Y necesitamos

una intensa educación ecológica.

Una de las ideas de un servi-

dor al frente del Consejo Estatal

de Ecología fue buscar introducir

una materia ecológica seriada en

las primarias, secundarias y pre-

paratorias, tan importante como

las matemáticas. ¿Por qué? Por-

que estamos arreglando el lugar

en el que vivimos. Nada más y

nada menos. Es lo que respiras, es

lo que eres. Estoy convencido de

que el enfoque que le estoy dando

a las artes desde una perspectiva

ambientalista, busca generar una

conciencia ecológica equilibrada

acorde con las exigencias del mun-

do moderno, pero sobre todo en

aras de que los jóvenes se convier-

tan, a su vez, en concientizadores.

En México, lo que nos queda, tene-

mos que salvarlo.

FINI: ¿Consideraría que el futu-

ro de las artes será cada vez más

interdisciplinario?

JR:

El arte debe permear la for-

mación de los individuos desde la

educación básica hasta el posgra-

do, porque tiene la capacidad de

transformarlo. Como digo y rei-

tero, la educación son las piernas

del ser humano, son las piernas del

país. Educa a un ser humano y te

librarás de una lacra para toda la

vida. Es decir, finalmente,

ars ar-

gia

: el arte de crear y transformar

de la nada, algo.

FINI: Nos gustaría insistir en

conocer la forma en que se han

incorporado las nuevas tecnolo-

gías en la escuela.

JR:

Hemos buscado enriquecer el

talento artístico de los estudiantes

a través de la incorporación de las

nuevas tecnologías en las áreas

donde es posible hacerlo, como en

artes visuales, escultura, fotografía

y grabado. En aras de enriquecer

la formación y con el apoyo de las

autoridades académicas se están

II

FINI: El Festival pretende con-

vertirse en un referente nacional

e internacional de la producción

visual y audiovisual. ¿Cuál sería

la relación deseable entre el Ins-

tituto de Artes y el FINI?

Mario Reyes:

Una muy cercana

que permita el intercambio de

ideas y ayude al establecimien-

to de acuerdos. Entre ellos sería

importante pensar no sólo en la

producción profesional de imá-

genes visuales sino también en

estrategias útiles para la genera-

ción de públicos y espacios para la

adecuada difusión de resultados;

y todo ello debe empezar, desde

luego, por los núcleos más próxi-

mos que, en nuestro caso estarían

enfocados a la población univer-

sitaria.

FINI: ¿Por qué seguir apoyando

las artes y a los creadores en un

país en condiciones tan difíciles?

MR:

Las artes son un centro de

convergencia de la actividad social

(profesional, económica, política,

etétera); por ello, pienso que no

sólo reciben apoyo sino que tam-

bién lo ofrecen. Por ejemplo, den-

tro del esquema educativo, aporta

los fundamentos necesarios para la

educación estética (visual, musi-

cal, plástica, verbal, cinética) y el

desarrollo de esquemas diferentes

de pensamiento. Al interior de las

universidades, la actividad artísti-

ca se integra al cúmulo de saberes

generados en el ámbito de la in-

vestigación.

En fin, se trata de una actividad

profesional como las otras, que ac-

tualmente goza de una creciente

demanda y una marcada presen-

cia social. En este sentido, a las

instituciones educativas de nivel

superior corresponde ofrecer res-

puestas adecuadas al contexto (es-

pacio-temporal) en el que surgen.

FINI: Sociólogos, filósofos, di-

señadores, pintores, fotógrafos

y muchos más han reflexionado

sobre la sociedad contemporá-

nea y el arte. ¿Cómo describiría

esa relación?

MR:

A riesgo de caer en impreci-

siones trataré de ofrecer una res-

puesta. Tener al arte como objeto

de estudio implica abordarlo como

un ámbito autónomo y claramente

definido. Sin embargo, la tarea de

definir al arte no es sencilla.

Por ello, antes que asumirlo

desde una perspectiva estable o rí-

gida y con el fin de permitir su des-

cripción, me resulta más sencillo

pensar en el arte como un proce-

so de construcción condicionado

histórica y socialmente que puede

ser estudiado a la luz de la relación

que establece, por ejemplo, con la

naturaleza, con el ser humano o

consigo mismo. De tales variables

se desprenden algunas respuestas

que ayudarían a establecer –si fue-

ra el caso– el carácter instrumental

de la actividad artística y, por tan-

to, la relación que guarda con otras

esferas del saber humano:

¿Arte

para qué o para quiénes? ¿Necesi-

dad y fin del arte?

, etcétera.

A la actividad artística puede

tenérsele como centro de con-

fluencia de las relaciones sociales.

Desde esa perspectiva, responde

a unas necesidades y ciertos fi-

nes que pueden tener incluso un

origen ajeno al arte. La relación

arte-sociedad es indiscutible, y

para describirla es necesario ha-

cer acuerdos terminológicos que

orienten la reflexión hacia un en-

foque teórico adecuado.

FINI: ¿Qué opina del

grafiti

y

otras formas del, llamémosle,

arte urbano? ¿Cree que un día

se enseñe en las instituciones de

arte?

MR:

Nuevamente estamos fren-

te a un problema en el manejo

de conceptos (arte por un lado y

ciudad o urbe por otro). Si por en-

señanza artística –en este caso de la

pintura– se piensa únicamente en el

aprendizaje de las técnicas, de fondo

tenemos una definición normativa

de la pintura como declaración ar-

tística. Visto de este modo, parecería

posible pensar que el

grafiti

un día

se enseñara –como técnica– en las

construyendo los nuevos talleres

de artes visuales para contar con

las herramientas necesarias para

su mejor desarrollo.

Debo aclararles algo: yo busco

el apoyo tecnológico para enri-

quecer el talento, no para suplirlo.

Conozco personas que, por ejem-

plo, usan una cámara fotográfi-

ca que prácticamente hace todo.

Quisiera verlos con una cámara

antigua, donde todos los procedi-

mientos son manuales. Revelando

o ampliando en un cuarto oscuro.

instituciones de arte. Pero, como

antes había mencionado, las prácti-

cas afines a las artes visuales distan

mucho de ser sólo técnica aplicada

a la elaboración de imágenes, así

como el concepto de “arte urbano”

no sólo incluye la aplicación monu-

mental de pinturas y esculturas en el

espacio citadino.

La transformación estética del

espacio público pretende generar

prácticas de signo positivo propi-

cias para la convivencia humana

en armonía con el entorno. Esta

ha sido una preocupación –añeja

ya– de urbanistas, arquitectos y

desde luego artistas, donde ade-

más intervienen los gobiernos con

enormes cantidades de dinero.

Concebir a la ciudad como obra

obliga no sólo a poner en discu-

sión la sustentabilidad del am-

biente o la modificación estética

de los espacios comunes, es ade-

Trabajo de alumno de la carrera

de Artes Visuales

.