INSTITUTO DE CIENCIAS DE LA SALUD

Área Académica de Medicina

 

Historia
Primera Generación
Directores
Historia del logotipo

“Y ASÍ COMENZO”
1945 - 2006

61 Años al Servicio de la Salud

 

Historia

En 1945, por decreto No.56 de la H. XXXVII Legislatura Local es creada la Escuela de Medicina dentro del Instituto Científico y Literario (ICL). Inicia sus actividades con los dos primeros años de la carrera de medico cirujano, en este año la Escuela de medicina, se instala en el nuevo edificio del Hospital civil. Se dice que por única vez el Gobernador nombró al director en las tres escuelas profesionales, siendo una de ellas, la Escuela de Medicina, quién a su vez nombró a todos los profesores. Así, nombrado por el Gobernador, es un hecho histórico que Ricardo García Ysunza quién fue el creador y primer director de las escuelas profesionales del I.C.L, fue director de la Secundaria, la Preparatoria, La Escuela de Enfermería y Obstetricia, la Escuela de Leyes, la de Ingeniería y la de Medicina, de todas simultáneamente por lo cual, su puesto debió llamarse Director General del Instituto Científico Literario

El Plan de estudios que se impartió en sus inicios fue el de la Facultad de Medicina de la UNAM, situación que permitió continuar y concluir los estudios de la Licenciatura en esa Institución. Ese plan ya tenía todo el siglo de antigüedad, estaba concebido con el criterio anatomista clásico de los franceses. Apenas se luchaba para darle realce a la fisiología. Por estas razones y condiciones, los textos adoptados fueron los que se llevaban en México.

Sin embargo, si bien el plan de estudios no podía reducirse, en cambio si podía ampliarse, por lo tanto, y deseando formar los mejores alumnos del país se hicieron algunas modificaciones, entre ellas: En México se daban 18 horas a la semana para la enseñanza de Anatomía y sus disecciones, aquí se dieron 21 horas, Embriología siendo semestral, se impartió aquí con las mismas tres horas durante todo el año. Y a diferencia de México, y debido al reducido número de alumnos que se inscribieron “16” se podían realizar todas las disecciones que desearan, en los tres o cuatro cadáveres de que disponía normalmente, autorizándose a los estudiantes el uso del anfiteatro en domingos y días festivos usando su propia llave del lugar.

Los requisitos para inscribirse fueron: Presentar certificado de estudios secundarios y de preparatoria, llevar solicitud, presentar tres fotografías, pagar $ 24.00 y para los no conocidos, una copia del acta de nacimiento, eso era todo. El viejo edificio juanino de las calles de Abasolo podía ofrecer aulas, laboratorios, biblioteca, su personal administrativo. El Hospital Civil al principio solo ofrecía el anfiteatro de cadáveres, pero poco a poco se fue haciendo uso de sus instalaciones hasta que, dos años después, ya todas las actividades se desarrollaban allá, dos aulas, oficinas compartidas y el laboratorio que se equipo con el material y aparatos que compro el Dr. Alfonso Castrejón, hidalguense catedrático en la escuela nacional de medicina, comisionado para ir a adquirirlo a Estados Unidos de América con el donativo de $60,000.00 que hizo el Gobierno del Estado en 1946.

Las clases iniciaron el día 12 de febrero de 1945, Fisiología General, Histología, Disecciones y anatomía fueron las asignaturas que se impartieron ese día. En las listas aparecieron los nombres de 16 alumnos. De los 16 alumnos inscritos llegaron a exámenes solamente 13 presentándose diez u once por materia, pues algunos preferían esperar el período de exámenes extraordinarios para tener un poco más de tiempo para estudiar.

La primera sociedad de alumnos de la escuela de medicina fue creada el 25 de Marzo de 1946, siendo presidida por Humberto Cravioto; su directiva organizo fiestas muy especiales con asistencia elitista, no permitiendo el acceso mas que a las personas cuyo nombre estaba en la lista previamente elaborada. Las ganancias se destinaron para la adquisición de medios audiovisuales para la escuela. En los cuatro años subsiguientes Ángel López, José Islas Cortes, Nicolás Soto Oliver y José Luís Arechandieta asumieron sucesivamente el cargo de presidente donando cada uno en su oportunidad distintos aparatos que facilitarían la enseñanza en su escuela.

En 1963, el ICL pasa a ser Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, con el marco jurídico y normativo que permite dotar a las diferentes escuelas e institutos con la base para acreditar su existencia y cumplir con las funciones sustantivas para lo que fueron creadas, proporcionando libertad organizativa dentro del marco de la Ley Orgánica de la UAEH. Para ese entonces la escuela de medicina contaba con 272 alumnos.

En el año de 1973, el Consejo Universitario aprueba el proyecto curricular de la Licenciatura de Medico Cirujano, instalándose en este momento la carrera completa (6 años) y teniendo su primera generación de egresados en 1978. El Plan de Estudios es similar al de la Facultad de Medicina de la UNAM, con la existencia de una innovación en su estructura, a nivel de tres áreas curriculares cursadas durante toda la carrera: Practica Medica-Quirurgica, Salud Publica y Medicina Psicohumanística, buscándose con ellas, elevar el nivel de habilidades y destrezas propias de la profesión, así como de favorecer la formación de los alumnos dentro del contexto bio-psico-social correspondiente.

Creada la carrera completa con sus avanzados planes de estudios correspondió a la dirección del Dr. Licona Ruiz la implementación de los ciclos 7º y 8º; gestionar y obtener de las instituciones aplicativas de salud la impartición de esas asignaturas en sus centros hospitalarios y la admisión en sus delegaciones de Hidalgo de los egresados de la escuela de medicina para hacer el Internado de Pregrado.

Las becas de servicio social correspondió tambien gestionar al Dr. Nicolás Licona obteniendo la preferencia en las plazas del Estado de Hidalgo para la escuela local.

Durante la gestión del Dr. Luís Corzo (1982-1986) se mantuvo el plan de estudios tratando de implementarlo aprovechando la experiencia que se iba teniendo con los egresados a quienes se aplico dicho plan.

Los exámenes departamentales se fueron implantando para los grupos de las asignaturas del primero y segundo ciclo y luego se intento con algunas materias del cuarto ciclo.
Se propuso ante el Consejo Universitario la impartición de dos cursos sucesivos para otorgar la especialidad en salud publica lo cual se aprobó y llevo a feliz termino.

Durante el periodo del Dr. Valdez Espinosa ( Abril 1986-Enero 1991) los puntos mas sobresalientes fueron: la evaluación de todos y cada uno de los expedientes de los alumnos, la evaluación curricular, la modificación curricular y su puesta en marcha, la obtención de la mitad del Hospital Civil de Pachuca. Se realizaron las primeras jornadas Medico-Quirúrgicas se promovieron especialidades medicas en el Hospital General de la SSA, Hospital Mocel y en las Instalaciones de la escuela; así mismo se inicio el nuevo plan de estudios.

Durante el periodo del Dr. Horacio Mejia se establece en la escuela de medicina el servicio de exámenes médicos para aspirantes a ingresar a la Universidad. Se colaboró con el IMSS para el curso de Salud y Seguridad en el Trabajo. También se colaboro con la Procuraduría General de Justicia y el IMSS para el diplomado de medicina legal y criminalística.

Este Plan de Estudios, es evaluado y reestructurado bajo una metodología pedagógica de evaluación de la congruencia interna en 1990, con énfasis en el análisis de contenidos del proyecto curricular, estructurándose en doce semestres, cuatro de ellos de formación básica, cuatro de formación clínica, dos de Internado de Pregrado en Instituciones del Sector Salud de segundo nivel y dos de Servicio Social en unidades rurales de salud.

En el año de 1999 se realiza una nueva revisión de plan de estudios, para lo cual se desarrollan diversos trabajos de investigación en educación que sirvieron como soporte para la reestructuración del plan de estudios (características de los alumnos de primer ingreso, técnicas de estudio que utilizan los estudiantes, evaluación del internado de pregrado, evaluación de las practicas en ciclos básicos y ciclos clínicos, evaluación por parte de las instituciones del sector salud). El nuevo plan de estudios se inicia en el segundo semestre del año 2001.

En 1945 nuestro edificio principal ostentaba en la parte inferior del frontón la referencia: Instituto Científico y Literario, Escuela de Medicina. Escrito en letras doradas sobre fondo azul.

Primer examen: Anatomía 27 de Diciembre de 1945 a las 20:00 horas.
Con la solemnidad de una ceremonia real se efectuaban los exámenes en presencia de tres sinodales y dos ayudantes.


Primera Generación

Los dieciséis integrantes de la primera generación de alumnos de la Escuela de Medicina del I.C.L. : Raúl Baños, Humberto Cravioto, Hilarion Franco, Adalberto Guerrero, Joel Juárez, Gustavo Martín del Campo, Horacio Mejía, Javier Meneses, Pudenciano Olvera, Carmen Orduña, Alberto Quiroz, Aureliano Rivera, Jorge Romero, Enrique Salinas, Martín Solares y … Vargas.

 

  Edificio central del Hospital Civil inaugurado en 1940, albergo 5 años después a la escuela de medicina y es hasta la fecha el recinto donde tantas satisfacciones y preocupaciones han tenido los estudiantes durante 66 años.
Cancha de la escuela de medicina construida por Cesar Gutiérrez Presidente de la Sociedad de Alumnos en 1955, destruida por el Gobierno del Estado en 1972 para tener la calle de acceso a la Escuela Normal y reconstruida por José Efrén Méndez Presidente en ese año.  
  Entrada principal a la Escuela de Medicina.


Directores

Exdirectores de la Escuela de Medicina hasta 1999.

 

Dr. Ricardo García Ysunza
Dr. Alberto Zoebisch S.
Dr. Gastón Barranco Salinas
1945-1948 1948-1959 y 1965-1970 1959-1962
Dr. Hermenegildo Acoltzin Dr. Raúl Berber Coutiño Dr. Nicolás Soto Oliver
1962-1964 1964 – 1965 1970-1976
Dr. Nicolás Licona Ruiz Dr.
Luís Corzo Montaño Dr.
Adrian Valdez Espinosa
1976-1986 1982 – 1986 1986 - 1991
Dr. Horacio Mejia Gutierrez Dr.
Enrique Gil Borja Dr.
Humberto A. Veras Godoy
1991-1994 1994 - 1999 1999-2002
Dr. Enrique Gil Borja M. en C. Eduardo Rangel Flores Dra. Graciela Nava Chapa
2002 2006-2008 2008-2010
   
  Dr. Luis Carlos Romero Quezada  
  2010 -  

 


Historia del logotipo

 

A LOS SEÑORES PROFESORES, ALUMNOS Y EXALUMNOS DE LA ESCUELA DE MEDICINA DE LA U. A. H.
P R E S E N T E S.

Durante el proceso de observación y estudio para fundamentar puntos de vista acerca del plan de estudios de la Escuela De Medicina de la Universidad Autónoma De Hidalgo, decidimos, anticipar nuestra favorable impresión acerca de un emblema y de un lema que, hace casi cuatro años se han venido empleando en caratulas de programas y del boletín, así como en invitaciones y anillos de graduación lo que sin duda implica un cierto arraigo.

Con la autorización del director, Doctor Nicolás Licona Ruiz, hemos situado una versión del escudo en referencia, en el cubo de la escalera que sube del vestíbulo del hospital civil al segundo piso; en los siguientes renglones ofrecemos su descripción y una explicación de sus elementos constitutivos.

Descripción.

El escudo propiamente dicho es circular, con una escotadura inferior en forma de triángulo que penetra a casi todo lo ancho de una banda periférica, concéntrica, de la que emerge en sentido radial y precisamente frente a la escotadura, un corto tronco que pronto se bifurca en dos serpientes estilizadas cuyos cuerpos, también concéntricos terminan con las fauces abiertas y opuestas, a ambos lados de la República Mexicana en silueta que contiene la del Estado de Hidalgo. Lo hasta aquí descrito del escudo, menos las siluetas contrastadas en negro, es en color oro viejo limitado por gruesas líneas negras.

La banda periférica, en la parte superior, tiene una leyenda en letras negras que dice “medicina”  y, en la parte inferior una leyenda que expresa: “primum non noccere”.

El resto de la superficie simula un firmamento, pero algunas dificultades técnicas de onerosa hicieron esquematizar en un achurado dicho firmamento. Con cinco estrellas blancas y en el centro el logotipo de la universidad creado por el Ing. Juan José Castillo Del Rosal y que remplaza al original con el consentimiento del autor, del entonces estudiante de cuarto ciclo, José Luis Alberto Rivas Solís.

Estimamos que la sencillez del conjunto se aviene y corresponde  a la naturaleza del quehacer médico y con la índole austera de nuestra todavía joven escuela de medicina, de la cual aspira ser emblema, tan apropiado como el lema Hipocrático que contiene enunciado en latín, idioma este, del pensamiento científico occidental y que todavía influye en la terminología propia de la carrera y de sus ciencias básicas.

 

Explicación.

El lema - primum non nocere -  (primero no hacer daño). Enmarca el aliento humanista de Hipócrates y su escuela médica, del hombre y sus vicisitudes. Considerando como insoslayable en la práctica del arte en primer lugar no dañar. Animando a las filosofía y deontología médicas.

La palabra medicina denota la naturaleza de las actividades que corresponden a nuestra institución como parte integrante de nuestra  universidad; significa en esencia principalmente el conjunto de disciplinas científicas y técnicas aplicadas al cuidado de la salud. Mostrando la continua correspondencia entre los antecedentes históricos y la circunstancia actual.

Meta utópica para la medicina, sería la inmortalidad del hombre pero no tanto así el rejuvenecerlo, empeño que sigue balbuceando torpemente en las curas de sueño, en los injertos de Voronoff, en el suero de Bocomoletz, en terapias celulares, etc. etc. Ya que la fuente de la eterna juventud no apareció jamás. Ello nos hace solidariamente comprensivos con los pueblos de la antigüedad vivamente impresionados por la serpiente, que en su reptar tan íntimamente próxima a la madre tierra, de donde parece provenir como engendro de terribles fuerzas tectónicas de donde seguramente saco el poder de rejuvenecer y surgir brillante cuando abandona el zurrón. Dicha cualidad del ofidio, era referida en babilonia explicando que la maravillosa planta  “rejuvenece- barba–gris” que con tantos trabajos fue hallada por el legendario Gigalmesh, aunque descuidada en el último momento por este, fue olfateada y tragada  por la víbora afortunada que inmediato cambio de piel. La serpiente es símbolo de la astucia, cualidad que le conviene poseer al despierto espíritu clínico.

En el mito de Asclepio, inicialmente el Dios  mismo tiene forma de serpiente y es a esta a quien dedican los enfermos sus ofertas votivas.  Es un, Dios curativo de los semitas de siria y fenicia, se representaba siempre con dos serpientes. Moisés hizo serpientes de cobre para que el mordido por víbora curase mirándolas… en fin, que el animal mencionado casi obligadamente debe figurar en nuestro emblema, por el rico simbolismo que en la profesión galénica  puede atribuírsele y que es imposible agotar  en esta corta explicación. Agreguemos solo que la carne de serpiente figuraba en las recetas medievales por ser considerada como el remedio universal contra venenos.

Asclepio como deidad, a la capacidad curativa de los hijos de Hipócrates, a los fármacos que estos emplean, así como el anhelo medico de prolongar o mejorar las condiciones fisiológicas y psicológicas, propias de la juventud. Todo ello involucrado a la serpiente.

Ciertamente la medicina es la ciencia biológica, pero, también es actividad social, por ello se justifica la silueta de la República Mexicana como continente y la del Estado de Hidalgo como contenido, pues en su población se ha de ejercer el humanismo de sus egresados médicos, humanismo en congruencia con  la necesidad social de hacer valido el derecho natural a la salud. Nuestra escuela de medicina como las similares del país, es una institución integrada firmemente a la estructura social del país, estructura que requiere reformas estructurales que aumentarán la eficacia del médico, cada vez más consciente de su responsabilidad social como profesionista.

El fundador de la escuela, maestro García Ysunza, solía decir que el estudiante podría andar con los zapatos por el lodo, pero siempre con la frente en las estrellas. Esta romántica concepción, renueva su vigencia, cuando Rivas Solís consagra las estrellas de su escudo a rememorar normas éticas, vale decir, a la moral, que consiste, como decía el clásico, en la estética de la conducta.

Del espléndido acervo ético que la actividad medica ha ido sublimando a través de milenios, incluyendo la idea que nos sirve de lema, la constelación estelar se forma con los siguientes enunciados:

1.- respeto irrestricto a la vida y dignidad humanas.
2.- humanismo en el ejercicio médico.
3.- discreción y secreto profesionales.
4.- solidaridad honesta y fraternal para los colegas, así como afecto respetuoso para los maestros dignos.
5.- primero no hacer daño.

El logotipo de la Universidad Autónoma de Hidalgo se justifica porque como dice Ortega y Gasset, la función de la universidad es preparar hombres cultos y buenos profesionistas y, nuestra escuela de medicina forma parte de la hidalguense. Por esfuerzo de insignes profesores que hace más de 30 años encabezados por García Ysunza, Licona Olvera, Rojas Corona, Cravioto, Zoebich Sánchez, Licona Ruiz, Quiroz Bravo, González Sánchez, Barranco Pardo-Salinas, Tinoco Conde, Espínola Noble, Berber Coutiño Y La Q.F.B. Alcántara Ortiz. Dieron forma y fondo a esta institución educativa.

Si los colores tienen calidad de evocación, el oro viejo, nos trae a la imaginación el metal precioso por el que los alquimistas tanto trabajaron, con fórmulas de encantamiento, pero también con morteros y retortas, en fin, con laboratorios donde naciera la química, hoy ciencia básica de la medicina molecular de nuestros días. Por simple estética nos parece atinada la elección del color oro viejo para el escudo, pues como es de aceptación general resulta compatible la unión de este con el negro en un fondo blanco.

Atentamente.
Pachuca, de Soto, Hidalgo 7 de junio de 1977.
Dr. Pudenciano Olvera Meza.  Dra. Esperanza Ortega Zacatenco.
(Profesores y ex alumnos de la escuela de medicina).

En reunión de vinculación  del cuerpo directivo del área académica de medicina  en el año 2009 se acepta la propuesta del rediseño y modernización de emblema presentada por el Dr. Juan Carlos Paz Bautista  en acuerdo y aprobación de su creador original Dr. José Luis Alberto Rivas Solís


Compartir en: