Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo

División de Docencia

COMUNIDAD UNIVERSITARIA

Ante un evidente surgimiento de nuevos retos y paradigmas para la educación superior contemporánea y en particular para las universidades públicas, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desarrolla un esfuerzo permanente hacia la construcción y fortalecimiento institucional, respaldada con la participación de sus docentes, estudiantes, administrativos y directivos, quienes integran una comunidad proactiva, creativa, crítica, reflexiva, responsable, solidaria y comprometida con el proyecto académico de la institución.

Desde su fundación en el siglo XIX, hasta el día de hoy, ha tenido una actuación relevante en el concierto de las instituciones de educación superior para participar en la tarea educativa que requiere el desarrollo social y económico del estado, nación y el mundo, con la convicción de su compromiso como una institución educativa de calidad que impulsa la formación integral del profesional a través de la ciencia, la tecnología, la investigación, el humanismo, la cultura y los servicios, para alcanzar el pleno reconocimiento, trascendencia y aceptación social de sus egresados.

Para ello, ha formado a innumerables generaciones de jóvenes; por sus aulas han transitado muchas personas que piensan, investigan y aprenden, en un ambiente de interacción y armonía, que posteriormente se incorporan al servicio de la sociedad y fortalecen cada día con su modelo de actuación la imagen institucional. Esta es la comunidad universitaria, insertada en una visión de desarrollo sustentable de mediano y largo plazo, garantizando la cobertura, pertinencia y relevancia, en coherencia con la función social de la universidad

Hoy en día al concluir la primera década de este siglo, en escenarios caracterizados por los fenómenos de globalización y mundialización, inmersos en la sociedad del conocimiento, atestiguando la evolución demográfica, social, económica y política, los cambios acelerados en la estructura del mundo laboral y de las ocupaciones, entre otros fenómenos, se hace imprescindible que la institución realice en forma permanente un gran esfuerzo de creatividad e innovación para construir directrices que sustenten su misión como formadora de recursos humanos de calidad, articulando la docencia con las funciones sustantivas institucionales, a la vez de constituirse como parte toral para su desarrollo futuro y el cumplimiento adecuado con la formación de la juventud hidalguense.

Esto será posible, mediante la operación de programas estratégicos que atiendan la actualización del modelo educativo y el modelo curricular; la formación didáctico-pedagógica del profesorado, que permita contar con académicos comprometidos, que promuevan un aprendizaje centrado en el estudiante, que consoliden una filosofía de trabajo sustentada en el aprender a aprender, que guíen la actualización, ampliación y diversificación de la oferta educativa; el fortalecimiento de la implementación del programa de bachillerato y licenciatura; el apoyo al desarrollo integral de los estudiantes; impulsando el manejo de lenguas extranjeras, tecnologías de información y la metodología de la investigación, como competencias que le confieran una identidad profesional; el aseguramiento de la calidad a través de la acreditación de los programas educativos, para garantizar el reconocimiento y aceptación social de los egresados, como indicador para la rendición de cuentas a la sociedad, tanto a nivel nacional como internacional.

Con la importante participación de la comunidad universitaria, pondremos en acción la responsabilidad social que la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo enfrenta en el ejercicio de su función sustantiva como formadora de recursos humanos que el Estado de Hidalgo, México y el mundo necesitan para brindar a sus ciudadanos un bienestar integral como sustento básico de su formación como persona y profesional.

M. en A. Jesús Ibarra Zamudio