Antecedentes de la dependencia


En enero de 2003 se crea la Dirección General de Evaluación con el compromiso de llevar a cabo la evaluación institucional, estableciendo los diversos procesos que para ello demandaba la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo reconociendo los múltiples factores que intervendrían y que tendrían que abordarse de manera integral para que en paralelo a la puesta en marcha el sistema institucional de evaluación se generara una cultura de la evaluación a todos los niveles y en todos los integrantes de la comunidad universitaria.

La principal finalidad de los ejercicios de evaluación es detectar fortalezas y áreas de oportunidad; en este sentido, los resultados contribuirán al beneficio en primera instancia del quehacer cotidiano de la institución y a su mejora continua así como a la calidad educativa, evaluación, certificación y acreditación de programas y proyectos de la propia universidad.

Por otra parte, la evaluación institucional debe impactar en la visión, objetivos y políticas inscritas en el Plan de Desarrollo Institucional 2011-2017, que beneficie al mejoramiento de la calidad de las funciones sustantivas y adjetivas de la universidad y además permita la toma de decisiones colegiada con base en la información, producto de las resultados de los procesos de evaluación, dando pauta así a los procesos de internacionalización.